Raúl Castro exige que cese el bloqueo de EEUU a Cuba

Raúl Castro, a su llegada a la cumbre
Raúl Castro, a su llegada a la cumbre

Es raro que Raúl Castro abandone su isla, temeroso de quedar atrapado en algún país y purgar sus penas. Como hacía su hermano Fidel durante la guerra fría, el dictador solo pisa países no alineados, que ofrezcan garantías. La cumbre de la CELAC, en Costa Rica, es terreno seguro. Un buen escenario desde el que dirigirse al mundo y mandar mensajes a los EEUU.

Por eso el dictador cubano llegó el primero, para dejarse querer entre sus colegas y hacerse fotos entre la muchedumbre, siempre sonriente con su traje azul marino.

Durante la primera ronda de discursos, en una mesa redonda ante otros 33 mandatarios de Latinoamérica y el Caribe, Raúl Castro exigió a Estados Unidos poner fin al bloqueo contra la isla para avanzar hacia la normalización de relaciones. Fue su primera declaración tras la reunión bilateral de alto nivel celebrada hace una semana en La Habana.

“El establecimiento de relaciones diplomáticas es el inicio de un proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales pero ésta no será posible mientras exista el bloqueo”, afirmó.

“El problema principal no ha sido resuelto, el bloqueo económico, comercial y financiero, que provoca enormes daños humanos y económicos y es una violación del derecho internacional, debe cesar”, agregó Castro, quien dijo reconocer que el camino para lograrlo será “largo y difícil”.

Los Departamentos de Comercio y del Tesoro anunciaron recientemente una larga serie de cambios para flexibilizar las restricciones a viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba y el intercambio comercial bilateral, pero el grueso de sanciones económicas y comerciales se mantienen ya que están codificadas en ley -en especial la denominada “ley Helms-Burton”, de 1996- y solamente podrán ser desmontadas con el voto del Congreso.

Raúl Castro recordó también que para la normalización de relaciones la isla pide ser retirada de la lista norteamericana de naciones que patrocinan el terrorismo, la devolución del territorio de Guantánamo y cambios en las normas migratorias estadounidenses, que afirma estimulan la emigración ilegal desde Cuba.

Raúl Castro acude al primer encuentro con sus colegas latinoamericanos desde el histórico anuncio del 17 de diciembre sobre la reconciliación entre Cuba y Estados Unidos, y agradeció a los países de la CELAC, que no incluye a Estados Unidos y Canadá, su postura de rechazo al bloqueo.

Aparte del respaldo al deshielo de las relaciones entre los EEUU y Cuba, durante la Cumbre se firmarán importantes acuerdos para erradicar la pobreza que afecta al 26% de la población latina y el hambre, antes del 2025.