Política

Richard V. Spencer: «Estamos preparados para responder a la amenaza rusa»

Foto: Gonzalo Pérez
Foto: Gonzalo Pérez

Décadas de trabajo en cargos de responsabilidad en la alta banca de inversión de Wall Street no ocultan el fondo de firmeza del capitán de marines que, en el fondo, sigue siendo Richard V. Spencer. «Once a marine, allways a marine», como se suele decir. La conversación de LA RAZÓN con el secretario de la Armada de Estados Unidos –que maneja un presupuesto comparable al PIB de Cataluña– tuvo lugar en Madrid apenas unos días antes de que su inmediato superior, el general Jim Mattis, anunciase que deja el cargo de secretario de Defensa por falta de conexión con Donald Trump.

¿Está preparada la Armada de EE UU para hacer frente a la amenaza que supone la agresividad de Rusia desde el mar de Azov al de Japón?

Ésa es una de las grandes cuestiones de seguridad global en estos momentos. Si lee nuestra última «Estrategia de Defensa Nacional», el secretario Mattis creo que ha explicado muy bien nuestra transición desde pelear contra extremistas violentos que van en bicicleta con grandes armas desde «cielos seguros»... a la situación de ahora. Ha cambiado completamente. Ahora estamos en una era de grandes luchas de poder. Y esta gran competición de poder tiene lugar a corto plazo con Rusia y a largo plazo con China. Pero usted ha mencionado específicamente a Rusia: nuestro trabajo es, junto a nuestros socios, mantener el orden y la paz en alta mar. Vamos a mantenernos atentos a cómo evoluciona esta situación. Se ha tomado nota de la beligerancia que ha mostrado Moscú. Mi trabajo es tripular, entrenar, equipar y trasladar los activos necesarios... Usted me pregunta: «¿Estamos preparados?» Y mi respuesta es: Estamos preparados. La Armada de EE UU está preparada y entrenada para situaciones de este tipo.

China acaba de botar su primer portaaviones de fabricación propia...

Si mira nuestros análisis de la estructura de nuestras fuerzas verá que estamos completamente encaminados a hacer frente a esta gran competición de poder de la que acabo de hablar. China es una de nuestras amenazas básicas. Tenemos y tendremos un ojo puesto en ellos en todo momento. Estamos constantemente optimizando nuestras capacidades. Son un competidor significativo... pero nosotros también lo somos.

¿Y qué hay de la perspectiva tecnológica?

Es una muy buena pregunta. Creo que fue en enero de 1956 cuando tuvo lugar un suceso llamado Sputnik. De repente Estados Unidos se encontró en un aprieto. Y mire lo que pasó entre 1956 y cuando pusimos un hombre en la Luna... fue algo espectacular. Hemos disfrutado de una ventaja tecnológica muy interesante. Pero esa ventaja está amenazada ahora y estudiamos cómo mantenerla y aumentarla. Al no haber tenido un competidor serio durante los 80 y 90, quizá hayamos desarrollado algo de atrofia muscular pero estamos de vuelta. La ventaja tecnológica sigue ahí y queremos ampliarla.

Se cumple el 30 aniversario del convenio de Defensa entre España y EE UU. ¿En qué punto se encuentran las relaciones bilaterales?

Vivimos un momento muy interesante. Una de las tareas de los secretarios del Ejército, la Armada y las Fuerzas Aéreas es viajar por el mundo y «abrazar» a nuestros aliados. La mayor sorpresa que me he llevado como secretario de la Armada ha sido comprobar la profundidad y la amplitud de las relaciones que la Armada de EE UU ha cultivado a lo largo de los siglos. Pero España está en primera línea si se fija en cómo interactuamos ahora. Hace diez o quince años, cuando hacíamos una operación conjunta éramos simplemente barcos navegando juntos y saludándose con la mano. Ahora interactuamos, comunicándonos, intercambiando información. Podemos llevar a cabo operaciones significativas de manera conjunta. Tenemos mucho en lo que avanzar pero tenemos una base muy sólida.