Actualidad

Rusia descarta un enfrentamiento militar con Turquía en Siria

Según el Kremlin, existen canales de comunicación entre los militares de ambos países para evitar cualquier tipo de conflicto

Según el Kremlin, existen canales de comunicación entre los militares de ambos países para evitar cualquier tipo de conflicto

Publicidad

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, consideró este lunes improbable, debido a los canales de comunicación existentes, que los militares de Rusia y Turquía se enfrenten en Siria en el contexto de la operación que lleva a cabo Ankara contra las milicias kurdas. De esta manera, Moscú enfría la amenaza de una intervención en el conflicto.

"No queremos ni pensar en esta variante", indicó el representante del presidente ruso, citado por la agencia oficial rusa TASS, al ser preguntado sobre la posibilidad de choques entre militares rusos y turcos en territorio sirio.

Según Peskov, existen canales de comunicación entre los militares de ambos países para evitar cualquier tipo de conflicto.

"Se establecieron contactos, se llegó a determinados acuerdos. No tengo nada más que añadir al respecto", alegó, al negarse a comentar el acuerdo de las milicias kurdas con el régimen sirio de Bachar al Asad. El representante del Kremlin añadió que "la postura de Rusia no ha cambiado".

Publicidad

"Desde el principio de esta operación la parte rusa declaró a los más diversos niveles que cualquier tipo de acción que pudiese entorpecer u obstaculizar el proceso de solución política en Siria era altamente indeseable", indicó.

El pasado 9 de octubre Turquía inició una invasión militar para expulsar de la región a las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que hasta ahora recibían el apoyo de Estados Unidos en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), pero que Ankara considera una organización terrorista.

Publicidad

La campaña fue lanzada después de que Estados Unidos, aliado de los kurdos en su guerra contra el EI, anunciara que abandonaría la zona ante la inminencia del ataque turco.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha declarado que su intención es ubicar en esa "zona segura"a alrededor de 2 millones de refugiados sirios que se encuentran en su territorio.

La operación ha sido criticada por la Unión Europea y Estados Unidos, mientras Rusia ha evitado una condena directa y ha pedido "contención"a las partes implicadas. EFE