«Si Trump levanta un muro, ¿quién trabajará el campo de Estados Unidos?»

Francisco Olvera, gobernador del estado de Hidalgo, cree que «los descalabros» del PRI han sido «puntuales» y que puede ganar las elecciones de 2018

El gobernador del estado de Hidalgo, Francisco Olvera
El gobernador del estado de Hidalgo, Francisco Olvera

Francisco Olvera asegura que dejará la gobernación de Hidalgo, uno de los 31 estados de México, el próximo mes de septiembre, con la satisfacción de haber hecho de esta región un lugar más seguro y más próspero. Su partido, el PRI, fue el gran derrotado en las recientes elecciones en doce Estados, si bien volvió a ganar en Hidalgo, donde siempre ha gobernado el Partido Revolucionario Institucional. Olvera cree, sin embargo, que «los descalabros» de su formación «han sido puntuales» y que el PRI aún puede reposicionarse de cara a las presidenciales de 2018.

–El PRI está sufriendo la pérdida de apoyo electoral y, según las encuestas, la derecha del PAN sería el partido más votado en unas elecciones presidenciales. ¿Qué es lo que está haciendo mal su partido?

–Han pasado dos cosas. Desgraciadamente, algunos gobernantes han dado una percepción de que están trabajando de manera irregular. Por lo tanto, hay que decirlo, la gente piensa que ha crecido la corrupción. Antes, el problema mayor, según las encuestas, eran la inseguridad y el desempleo, ahora es la corrupción. Sin embargo, la economía va bien y el presidente Peña Nieto se ha esforzado en hacer grandes reformas estructurales.

–Entonces, ¿hay más errores por parte de las gubernaturas que del presidente Peña Nieto?

–Hay una bajada de popularidad del presidente y una evidente percepción de que los Gobiernos estatales no están trabajando bien, pero también hay factores externos como la tendencia a la alternancia. Pasa en todo el mundo, hay cierto hartazgo, y no sólo en México. Pero las cosas pueden cambiar. El próximo año hay elecciones en el Estado de México, que tiene el mayor padrón electoral, y puede ser el escenario para que el PRI se reposicione para ser el principal partido para las elecciones presidenciales de 2018. Los descalabros han sido puntuales, pero la plataforma, la ideología y la historia del PRI tienen mucha fortaleza.

–¿La alianza de la izquierda (PRD) y la derecha (PAN) puede hacer aún más daño al PRI?

–Estos dos partidos, que tienen posiciones ideológicas extremas, cuando se reúnen en una alianza electoral no logran armar buenos gobiernos, hasta el punto de que la siguiente elección la suelen perder.

–El líder izquierdista López Obrador ¿podría ser un caudillo si llegara a gobernar?

–López Obrador ha creado su partido, pero la única plataforma es él, no conocemos cuál es su propuesta, sólo critica al Gobierno. Es un tipo popular, tiene arrastre. Pero pasa el tiempo y el mundo entiende que las posturas totalitarias no son las que funcionan. Así lo hemos visto en otros países.

–Si Donald Trump gana las elecciones, ¿construirá el muro en la frontera con México para que no lleguen los mexicanos a EE UU?

–Yo creo que ése es un discurso que le ha dado posicionamiento y responde a un nacionalismo creciente, como está pasando en otros países. Sin embargo, no deja de ser un discurso que segrega. Si llega a gobernar Trump será muy difícil que expulse a los mexicanos, que son diez millones ya. ¿Quién va a trabajar entonces los campos y quién trabajaría con calidad la construcción en Estados Unidos? Sería un golpe importante para la economía del país. Trump puede levantar un muro, pero ya no sólo migran los mexicanos, sino personas de otros países de América Latina.

-¿Qué balance hace de seis años al frente de Hildago?

-Mi legado se resume en cinco puntos. La educación es uno de ellos, porque es la única herramienta que da a todo el mundo las mismas oportunidades. Hemos aumentado el número de universidades, las matrículas y las coberturas. Hemos creado en Pachuca la Ciudad del Conocimiento y la Cultura, 178 hectáreas de campus dedicados a centros de investigación. Otro legado ha sido la lucha contra la violencia machista y la apuesta por la igualdad de oportunidades para las mujeres. También dejamos un buena situación en cuanto a seguridad. Hidalgo está en los primeros lugares de estados más seguros. De hecho, somos el estado más pacífico. También hemos apostado por fortalecer a los municipios. Y por último, diría que hemos hecho 25.000 obras públicas en algo más de cinco años.

–¿Hay cárteles del narco establecidos en Hidalgo?

–No. Yo creo que pasan porque hay muchas carreteras, pero no se quedan, es un lugar de tránsito. No hay crimen organizado, no tenemos tráfico de drogas, hemos bajado el índice de secuestros, y tenemos un programa para combatir la extorsión telefónica. Hay quienes se esfuerzan en decir que México está en una crisis de seguridad. Es verdad que en tres o cuatro estados hay un problema serio, pero el resto del país vive en calma a pesar de lo que se dice.

–¿Se ha ralentizado el crecimiento económico en México?

–México está creciendo al 2,3%, un ritmo mayor que la media de los países de América Latina. El nivel de consumo en México no ha bajado a pesar del precio del dólar y de la bajada del petróleo. Hay mucha inversión y el empleo es muy dinámico.

-¿Qué puede ofrecer Hidalgo a los turistas europeos y, en concreto, a los españoles?

-El turismo en Hidalgo está creciendo, pero nuestros servicios todavía no están a la altura de lo que demanda el turismo internacional. Hidalgo tiene tres frentes importantes en turismo. Por un lado están los pueblos mágicos, que disponen de arquitecturas históricas, museos y atractivos naturales. El deporte es otro atractivo, sobre todo en Pachuca, donde tenemos la universidad del fútbol y un museo interactivo. Tenemos, además, el corredor de la montaña, de las haciendas y el corredor de los balnearios en una zona que antiguamente era un desierto. El turismo de Hildago está capitalizando en este momento nuestra cercanía con el mercado más grande de América Latina, que es la zona metropolitana del valle de México.