MENÚ
viernes 21 septiembre 2018
08:06
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Siria, una guerra para ocultar las vergüenzas

La política exterior sirve a Trump, May y Macron para desviar la atención sobre el Rusiagate o el Brexit.

  • Siria, una guerra para ocultar las vergüenzas
Nueva York/Londres/París.

Tiempo de lectura 8 min.

15 de abril de 2018. 13:14h

Comentada
J. Valdeón/ C. Maza/ A. Serena .  Nueva York/Londres/París. 15/4/2018

Resultaba crucial persuadir al presidente de evitar la retirada en Siria. Con más de 2.000 efectivos sobre el terreno la participación militar estadounidense es todavía esencial para preservar el delicadísimo statu quo, y clave para unos aliados kurdos entre la espada de Erdogan y la pistola del Estado Islámico. Los generales estadounidenses lograron un paréntesis de seis meses. Pero tras el ataque con armas químicas perpetrado por Bachar al Asad hubo que emplearse en sentido opuesto: convencer a Trump de que no desencadenara un ataque masivo. Qué cosas.

El presidente tenía de un lado los carteles y frases electorales. Rudos mensajes con los que sedujo a una audiencia agotada de guerrear en el extranjero. Pero llegó el enésimo crimen de guerra contra la población civil siria. Lo hizo, además, en un momento decisivo para la política interna en EE UU. A medio año de las elecciones legislativas. La misma semana en la que agentes del FBI registraban el despacho y el domicilio del abogado personal de Trump, Michael Cohen, investigado por los supuestos pagos a los mujeres que alegan haber sido amantes del hoy presidente. No es seguro que con el ataque contenga la hemorragia de escándalos. Pero Trump sí podrá decir que él, a diferencia de Obama, cumplió con su palabra. ¿La de abandonar Siria o la de castigar a Asad? Depende del día. Ventajas de decir uno y su contrario.

Poco que temer en política interior. Los republicanos aplaudieron la intervención. Los demócratas, al menos, pidieron a Trump que no olvide al poder legislativo antes del próximo ataque. Que sólo en el caso de una amenaza severa contra la seguridad nacional está facultado para actuar si la licencia del Congreso. Añadieron que la hecatombe en reclama altura política, luces largas, alta diplomacia. Lo de siempre.

May manda un mensaje a Moscú

La primera ministra británica Theresa May defendió ayer la necesidad de actuar militarmente en Siria frente al “uso bárbaro de armas químicas” por parte del régimen de Bashar al Assad agregando que la ofensiva fue “correcta y legal”, frente a las críticas por no debatir previamente esta cuestión en Westminster. “Sabemos que el régimen sirio tiene un historial atroz de uso de las armas químicas contra su propio pueblo”, afirmó en una comparecencia ante los medios en Downing Street, donde explicó que el Reino Unido cuenta con información de Inteligencia que señala a responsables militares del bando de Al Assad como coordinadores de la operación que tuvo lugar el pasado sábado, en la que se habría usado gas cloro contra civiles.

“Habríamos preferido una vía alternativa, pero en esta ocasión no lo había. No podemos permitir que el uso de armas químicas sea algo normal en Siria, en el Reino Unido o en cualquier otro lugar”, matizó la líder tory quien hizo una alusión específica al envenenamiento del ex espía ruso Segei Skripal y su hija, Yulia, que fueron encontrados inconscientes el pasado 4 de marzo en una céntrica plaza de la localidad inglesa de Salisbury.

Lo cierto es que, en este sentido, May tenía una razón de peso para unirse a la ofensiva conjunta con París y EE UU. El Ejecutivo británico acusa directamente al régimen de Vladimir Putin, aliado de Assad, de estar detrás del intento de asesinato de los Skripal y no perdona además que el ataque se cometiera en suelo británico poniendo en peligro la vida de civiles.

El mes pasado, May decidió expulsar a 23 diplomáticos rusos, mientras que Moscú hizo lo mismo como respuesta. Poco después, catorce países de la Unión Europea, así como EE UU, Canadá y Ucrania, también decidieron expulsar diplomáticos rusos en solidaridad con el Reino Unido

Las relaciones entre Londres y Moscú no pueden ser en la actualidad más tensas. Es más, el pasado viernes, el portavoz de la cartera de defensa rusa, Ígor Konashénkov, acusó al Reino Unido de haber participado en un montaje del supuesto ataque con armas químicas en la ciudad siria de Duma. Konashénkov aseguró que el Ejército Ruso tenía grabaciones con entrevistas a habitantes de Duma donde “cuentan en detalle cómo se desarrolló el montaje, en qué episodios participaron y qué hicieron”.

Cuando May fue preguntada ayer si la ofensiva conjunta en Siria representaba un aviso para Moscú, ésta respondió que la acción fue “una medida centrada en degradar y evitar la capacidad operativa y la determinación del régimen sirio de emplear armamento químico”. Aunque agregó: “Creo que también debería ser un mensaje dirigido a otros de que la comunidad internacional no va a quedarse parada y permitir que las armas químicas se empleen con impunidad”.

No sería en cualquier caso su único motivo. Londres se encuentra inmerso en la actualidad en las difíciles negociaciones del Brexit. Desde que los británicos decidieran cortar los lazos con la UE en el histórico referéndum de 2016, se ha cuestionado si el Reino Unido va a perder ahora su influencia internacional y si su histórica “relación especial con Washington” va verse mermada. En los últimos días, incluso los rotativos británicos aseguraban que Trump estaba hablando más con Macron que con May para analizar la crisis de Siria. Por lo que, de no haberse unido a la respuesta conjunta, habría podido incrementar aún más las críticas de aquellos que aseguran que el Reino Unido está cada vez más aislado.

El Reino Unido colaboró en esta ofensiva con cuatro aviones de combate que volvieron a salvo tras concluir el despliegue, según el ministro de Defensa, Gavin Williamson, que describió ayer la intervención como “una misión muy exitosa”. “Nuestro personal ha desempeñado un papel importante para reducir la capacidad del régimen sirio de usar armas químicas en el futuro”, declaró, informa Celia Maza.

Macron: «Hay que iniciar una dinámica colectiva para lograr una solución política del conflicto»

Emmanuel Macron ordenó su primera gran operación como jefe del ejército francés. Ayer, a las tres y media de la madrugada, el Palacio del Elíseo envió un mensaje anunciando el ataque a Siria. « He ordenado a las fuerzas armadas francesas que intervengan esta noche en el marco de una operación internacional llevada a cabo en coalición con los Estados Unidos de América y el Reino Unido, y dirigida contra el arsenal químico clandestino del régimen sirio », anunció Emmanuel Macron en la nota enviada. Insistió en que « no hay ninguna duda sobre los hechos y la responsabilidad del régimen sirio », aludiendo a la masacre « de decenas de homes y mujeres y niños » el pasado 7 de abril en Duma.

El presidente francés justificó la acción armada en Siria porque « no se puede tolerar la banalización del empleo de armas químicas, que es un peligro inmediato para el pueblo sirio y para nuestra seguridad colectiva» y precisó que la respuesta se había circunscrito « a las capacidades del régimen sirio para la producción y empleo de armas químicas ». En una foto difundida por la noche, Emmanuel Macron aparecía rodeado por sus consejeros militares y diplomáticos que forman el consejo restringido de defensa, una imagen similar a la que en su día emitió la Casa Blanca ilustrando la acción de Barack Obama siguiendo a través de una pantalla el ataque contra Osama Bin Laden.

Finalizada la operación, el jefe de la diplomacia gala, Jean-Yves Le Drian, ofreció una rueda de prensa. Habló de una operación « legítima », « proporcionada » y « circunscrita a objetivos precisos » para impedir a Assad « su estrategia de terror contra su población ».

La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, también presente en la rueda de prensa, especificó que el ejército galo había disparado doce misiles: nueve misiles Scalp, que tienen un alcance superior a los 250 kilómetros y capacidad de 400 kilos de carga explosiva, y tres misiles de crucero navales (MdCN), con un alcance superior a los mil kilómetros y con 250 kilos de cargas explosivas. Los MdCN fueron utilizados por primera vez por el ejército francés. En su cuenta tweeter, Parly publicó la imagen de un avión Rafale despegando de su base aérea y otro vídeo con tres tiros de misil crucero naval realizados desde una de las fragatas francesas multimisiones que navega por el Mediterráneo, probablemente la Aquitaine. Precisamente, según publicó Le Point, el pasado fin de semana, un avión ruso sobrevoló la Aquitaine de una forma que podía calificarse como « agresiva » porque no era normal que el aparato sobrevolara la fragata a una distancia tan cercana y que, además portara en ese momento armas.

En el comunicado emitido por el Elíseo, Emmanuel Macron insiste en que las prioridades de Francia en Siria no han cambiado: « terminar la lucha contra Daesh, permitir el acceso de la ayuda humanitaria a las poblaciones civiles, iniciar una dinámica colectiva para lograr una solución política del conflicto, para que Siria recupera por fin la paz, y velar por la estabilidad de la región », informa Asunción Serena.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs