Sturgeon, «frustrada» tras su reunión con May

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, calificó ayer de «frustrante» su reunión en Downing Street con la «premier» Theresa May

La ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon (i), comparece ante la prensa a su salida del 10 de Downing Street

Londres y Edimburgo siguen sin limar asperezas. La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, calificó ayer de «frustrante» su reunión en Downing Street con la «premier» Theresa May

Londres y Edimburgo siguen sin limar asperezas. La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, calificó ayer de «frustrante» su reunión en Downing Street con la «premier» Theresa May, con la que discutió cómo las distintas regiones que forman Reino Unido pueden involucrarse en las negociaciones del Brexit. A la cita también estaban convocados el responsable de la Asamblea de Gales, el laborista Carwyn Jones y la unionista norirlandés Arlene Foster, acompañada por el republicano Martin McGuinness.

Sin embargo, fue Sturgeon la que acaparó toda la atención, ya que insistió en que podría convocar un segundo referéndum de independencia si los intereses de los escoceses –que votaron mayoritariamente por seguir dentro de la UE– se ven afectados. El Gobierno autónomo escocés ya ha divulgado el borrador de un proyecto de ley para otro plebiscito.

La líder nacionalista está especialmente preocupada ante la posibilidad de que Reino Unido salga también del mercado único y propuso a May un «Brexit flexible» para que cada región pudiera negociar sus propios acuerdos comerciales. Sin embargo, May especificó que es el Gobierno central quien debe negociar un pacto para los intereses «del país en su conjunto». La «premier» ha ofrecido la creación de un nuevo comité, a través del cual, los tres Gobiernos autonómicos expresen sus posiciones de cara a la futura relación con la UE. Pero para Sturgeon no es suficiente. La nacionalista calificó las negociaciones con May de «profundamente frustrantes» y aseguró que la reunión no le había «aclarado nada nuevo». La independentista advirtió de que si Londres opta por un «Brexit duro», las consecuencias serán «graves» para Escocia. «Si todo lo que obtenemos de las negociaciones es que nos cierren una puerta en nuestra cara, Escocia debería poder escoger una mejor opción», aseveró.