Turkmenistán celebró sus primeras parlamentarias bipartidistas

Turkmenistán celebró hoy las primeras elecciones legislativas bipartidistas de su historia, con la peculiaridad de que ambas formaciones respaldan al presidente de esa antigua república soviética en Asia Central, Gurbangulí Berdimujammédov.

La jornada electoral, cuyos resultados se darán a conocer en un plazo de siete días, transcurrió sin incidentes, en un clima festivo y con una masiva participación ciudadana, informó la Comisión Electoral Central (CEC) del país centroasiático.

Según datos oficiales de la CEC citados por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti, cuando faltaban dos horas para cierre de los colegios electorales había acudido a las urnas el 87,66 por ciento del censo, cifrado en 3.036.000 de ciudadanos.

La participación superó ampliamente el mínimo exigido por la legislación turkmena (50 por ciento más un elector) para declarar válidos los comicios.

Para ser elegidos para la próxima legislatura, de cinco años, los candidatos deben obtener mayoría absoluta y en caso de que ninguno la obtenga, los dos más votados concurren a una segunda vuelta.

En la competencia por los 125 escaños del Parlamento, además del gobernante Partido Democrático de Turkmenistán (PDT), liderado por Berdimujammédov, participa el Partido de Industriales y Empresarios, creado el año pasado con y beneplácito y auspicio del jefe del Estado.

"Los objetivos programáticos del Partido Democrático y el Partido de Industriales y Empresarios son los mismos: elevar el nivel de desarrollo económico y social del país y fortalecer los pilares de su independencia y su democracia", señala el comunicado oficial de la convocatoria electoral.

Junto con los candidatos de los dos únicos partidos políticos legales en el país también aspiran a escaños representantes de organizaciones sociales como la Unión de Sindicatos, la Unión de Mujeres y la Agrupación Juvenil Majtumkulí.

Pese a la ausencia de una formación opositora, la participación de dos partidos políticos en la contienda electoral es considerada un avance, sobre todo si se tiene en cuenta que en las pasadas parlamentarias, en 2008, sólo concurrieron candidatos de PDT.

Hace cinco años se consideró todo un progreso que hubiera más de un aspirante por escaño y que a los comicios fueran invitados observadores internacionales.

En esa ocasión por primera vez los ciudadanos de Turkmenistán residentes en el exterior pudieron ejercer su derecho a voto, pues fueron habilitados colegios electorales en representaciones diplomáticas turkmenas.

Esas novedades, impensables en la época del primer presidente de Turkmenistán independiente, el ya desaparecido Saparmurad Niyázov, fueron producto de la apertura que inició Berdimujammédov en 2007, cuando asumió la jefatura del Estado.

El sucesor de Niyázov, quien falleció en diciembre de 2006 siendo presidente vitalicio y se hacía llamar Turkmenbashí (padre de los turkmenos), proclamó el comienzo de un proceso de reformas "orientadas a la integración de Turkmenistán en la comunidad internacional".

Entre sus primeras medidas, Berdimujammédov restableció el ballet, la ópera, el circo y las clases de gimnasia en la escuela, actividades prohibidas por su antecesor con el argumento de que se contradecían con el "espíritu nacional".

En febrero de 2012, el presidente turkmeno fue reelegido para un segundo mandato de cinco años con el 97,14 por ciento de los votos, cifras que recordaron los resultados electorales durante los 17 años que Niyázov gobernó el país con mano de hierro.

Turkmenistán, con una superficie de 491.020 kilómetros cuadrados y una población de poco más de 5 millones de habitantes, alberga ingentes reservas de gas natural.