Un comando del Estado Islámico planea ataques masivos en la UE

Europol reconoce la dificultad para detener a los terroristas. La Comisión da el primer paso para mantener los controles fronterizos dos años y critica a Atenas por no frenar el flujo migratorio

Los comandos de París antes del 13-N, en SIRIA. Bilal Hadfi, el más joven de todos, se explotó en el Estadio de Francia y vivía en Molenbeek.
Los comandos de París antes del 13-N, en SIRIA. Bilal Hadfi, el más joven de todos, se explotó en el Estadio de Francia y vivía en Molenbeek.

Europol reconoce la dificultad para detener a los terroristas. La Comisión da el primer paso para mantener los controles fronterizos dos años y critica a Atenas por no frenar el flujo migratorio.

La Unión Europea ha dado el primer paso para dejar en suspenso Schengen durante dos años. Los ministros del Interior de la UE acordaron ayer pedir a la Comisión Europea que empiece a elaborar la propuesta necesaria para poder realizar controles en las fronteras interiores durante dos años, mientras por ahora el acuerdo de libre movimiento de personas sólo permite establecerlos por seis meses. Un país puede decidir realizar controles en las fronteras cuando considere que existe un riesgo para el conjunto del espacio Schengen en caso de no establecer dichos controles y cuando se demuestren «deficiencias graves persistentes en el control de las fronteras exteriores». Se trataría de valorar la modificación del artículo del código número 26, que ya fue activado por Alemania, Austria o Suecia ante la llegada incontrolada de refugiados.

El conjunto de Estados y la Comisión Europea han reconocido que seis meses no es suficiente para el control de fronteras cuando se trata de atajar un problema tan grave como la saturación de un país por la llegada de demandantes de asilo e inmigrantes. De ahí que se vaya a empezar a trabajar para que sea posible extenderlo como máximo hasta dos años. El millón de refugiados que ha llegado a Europa en 2015 está provocando que la UE tenga que armarse de instrumentos para mejorar la gestión de una crisis como ésta. Sin embargo, tener el instrumento no significa que vaya a ser utilizado por todos los Estados miembros a la vez y que Schengen desaparezca, algo que la Comisión no está dispuesta a que ocurra. Su propuesta irá por lo tanto acompañada de la exigencia de una buena justificación para establecer los controles interiores durante tanto tiempo a cada Estado, de cara a no poner en peligro Schengen.

La actitud de Grecia fue otro de los temas del consejo de Interior. El encuentro sirvió para dar un toque de atención al país y que sea más riguroso en los controles de sus fronteras exteriores, y para dejar claro por otro lado que no hay ningún planteamiento de aislar a Grecia de Schengen, como Austria o Suecia han llegado a pedir. Las críticas a Atenas no son nuevas. Tras verse desbordada y ampliamente criticada por sus países vecinos por ser un «coladero» de inmigrantes, el país tuvo que pedir ayuda a Frontex para reforzar la vigilancia de sus fronteras, sobre todo en las islas.

Ampliar los controles de fronteras no sólo se plantean por la llegada de refugiados sino también por la amenaza terrorista tras el 13-N en París. «El Estado Islámico está preparando más atentados terroristas, incluyendo más ataques al estilo de los ocurridos en Mumbai, en la UE, y en Francia en particular. Los ataques serán dirigidos en primer lugar a objetivos fáciles, por el impacto que genera», señala el último informe de Europol, hecho público en el marco del Consejo de Interior. Asimismo, reconoce que los últimos ataques del EI sugieren que han cambiado la estrategia tanto en la elección de sus objetivos como en la forma de llevar a cabo los atentados, lo que hace aún más difícil poder identificar tanto un posible atentado como a quien lo perpetra. El objetivo de los terroristas es causar un «número de bajas masivo» entre la población civil. Los expertos han detectado que se mantiene la amenaza de los «lobos solitarios», individuos que atentan por propia iniciativa basándose en las prácticas del EI, pero no con su ayuda. «Sin información de inteligencia de confianza sobre intenciones, actividades, contactos o viajes de terroristas desconocidos es prácticamente imposible predecir cuándo y dónde será el próximo ataque terrorista y en qué forma. Un intercambio regular de información de inteligencia es esencial para la actualización del análisis de una situación y ser compartida entre los Estados miembros», añade.

El director de Europol, Rob Wainwright, anunció la creación de un Centro Europeo Contra el Terrorismo (ECTC), que será dirigido por Manuel Navarrete, coronel de la Guardia Civil encargado desde julio de 2014 del área de Contraterrorismo e Inteligencia financiera de Europol, con sede en La Haya (Países Bajos). En su comparecencia, Wainwright reconocía más que necesario el intercambio de información entre Estados para mejorar la lucha contra el yihadismo. Por su parte, el comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, consideraba que en tiempos «de desafíos» hay que trabajar en conjunto y no en solitario. «Tenemos que utilizar Europol como una plataforma para la coordinación. La meta es apoyar a los Estados, no duplicar su trabajo. Ofrecer seguridad a nuestros ciudadanos es algo que todos compartimos y Europol ayudará a facilitarla. Pueden confiar en que la información que ofrezcan estará totalmente protegida», concluyó.