Un militar francés muere por la explosión de un artefacto en el norte de Mali

Un militar francés murió la pasada madrugada y otros dos resultaron heridos por la explosión de un artefacto al paso de su vehículo en el norte de Mali, anunció hoy el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, que lo atribuyó a los grupos yihadistas que intentan reconstituirse en la región.

Se trata de un legionario, un sargento jefe de 25 años del segundo regimiento extranjero de paracaidistas de Calvi, que murió a causa de "lo que se llaman artefactos de explosivos improvisados", colocados por grupos yihadistas en el macizo del Ifoghas, cerca de la frontera de Argelia, precisó Le Drian en una entrevista radio-televisada.

Es el octavo militar francés muerto en Mali, recordó, antes de subrayar que en ese extremo norte de Mali se percibe "la voluntad de ciertos grupos yihadistas de reconstituirse".

El presidente francés, François Hollande, indicó en declaraciones a la televisión que los dos heridos no corren peligro y quiso manifestar "solidaridad"con la familia del militar fallecido.

Además, durante los actos de conmemoración del armisticio de la Segunda Guerra, Hollande dijo que esta jornada sirve para recordar "a todos los que murieron por Francia".

Preguntado sobre la continuidad de la operación francesa en Mali, el presidente respondió que esa intervención, bautizada Serval, "que permitió"a ese país africano "recuperar su unidad y su integridad territorial, está terminada en la fase de enfrentamiento y combate", pero se van a quedar en la región del Sahel 3.000 militares "para asegurar la lucha contra el terrorismo".

El ministro de Defensa rindió también homenaje a la "memoria"del legionario fallecido, e insistió en que "ha muerto por la libertad y la seguridad de Mali, pero también por la libertad y la seguridad de Francia y de Europa".

En paralelo, indicó que Francia va a mantener un millar de soldados en Mali, estacionados básicamente en Gao, y que en total habrá 3.000 si se suman los desplegados en los países vecinos (básicamente Chad y Níger) para combatir el posible resurgimiento de grupos terroristas islámicos.

Consideró que la operación militar francesa en Mali "está terminándose en su fase de guerra frontal", y que ahora se está transformando en una "operación antiterrorista", para la que "estaremos el tiempo que haga falta. No hay tiempo límite".