Vacío de poder en Argentina

El deterioro de la salud de Cristina Fernández la mantiene alejada de la agenda oficial del país

Uno de sus últimos actos públicos
Uno de sus últimos actos públicos

¿Qué le pasa a "La Señora"? La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner no es una persona tímida cuando se trata de hablar en público. Es conocida por proclamas apasionadas en la televisión nacional y posteos online sobre su trabajo. Su elocuencia en los discursos, sus guiños a los jóvenes y los baños de masas siempre la sirvieron para ganarse la confianza de sus seguidores. Pero ha pasado un mes desde su última aparición pública y 33 días desde su último post en Twitter, lo que llevó a los críticos a cuestionar quién está a cargo del país.

Fernández estuvo de licencia médica en octubre para que los médicos pudiesen realizar una cirugía de emergencia para extirpar un coágulo de sangre en la superficie de su cerebro. Ella volvió a trabajar oficialmente en noviembre y apareció en una serie de eventos en diciembre. La última vez que se la vio en un evento oficial fue el 19 de diciembre, cuando presidió el ascenso del nuevo jefe del ejército, César Milani. Unos días antes había encabezado las multitudinarias celebraciones por el 30 aniversario del retorno de la democracia al país, con una fiesta en la Plaza de Mayo.

Con la viuda peronista fuera de la vista del público, una vez más, las especulaciones sobre su paradero y su estado de salud se disparan.

La maldición de los Kirchner

Pero en la Casa Rosada niegan todo. Allegados a la jefa de Estado también desmintieron que Cristina haya sufrido un desmayo el jueves cuando visitó a su madre en el Sanatorio Otamendi. La información fue difundida por la web de la Gaceta de Tucumán. Parece según las últimas tomografías computadas del cerebro de la presidenta, que su evolución "es la esperada". Sin embargo, ¿qué ocurre con su corazón?

Las arritmias provocan mareos, y hasta desmayos. Al igual que las lipotimias, que se repitieron casi rítmicamente al menos desde el 2009. El último parte médico –hecho público-, dice: "A partir del 5 de octubre pasado se le realizan a la señora Presidenta estudios cardiovasculares con motivo de sus episodios previos de hipotensión arterial".

Según especialistas consultados por LA RAZÓN, esos estudios dieron la explicación que se buscaba: CFK sufre de algo que popularmente se denomina síndrome vasovagal, una sobrerreacción del organismo frente a cambios posturales, que causa fuerte caída tanto en la presión sanguínea como en la frecuencia cardíaca. Como consecuencia, el cerebro recibe menos sangre y aparecen los mareos, la sudoración fría, las palpitaciones y, en última instancia, los desmayos.

El deterioro de la salud de "La Dueña", como la conocen dentro del kirchnerismo, ha encendido las alertas de sus hijos Florencia y Máximo, que ahora acompañan a su madre en la residencia de Olivos. Sus progenitores todavía lloran la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, por un paro cardiaco. El marido de Cristina era otro animal político adicto al trabajo.

Últimas apariciones.

Desde que Cristina fue operada y dada de alta, apenas hemos visto imágenes suyas. Destaca el video de su reaparición, grabado por su hija, donde veíamos a una presidente distendida, acompañada de su perro Simón.

A partir de ahí casi todas las instantáneas han sido robadas, mientras abandona la Casa Rosada en su limusina negra camino del Helipuerto. Eso cuando acude a trabajar.

Este viernes Cristina Kirchner volvió a sorprender al arribar a las 17.30 a la Casa de Gobierno, donde mantuvo reuniones con ministros y colaboradores. Y es que la mandataria ha optado por el silencio en los peores días de crisis del verano. En diálogos telefónicos con funcionarios, la mandataria se mostró, desde El Calafate, preocupada por la acumulación de problemas y malestar social. A los saqueos de hace más de un mes, se agregaron los cortes de luz masivos.

La mayor parte de las llamadas de Cristina Kirchner van dirigidas al jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, al que volvió a poner a cargo de la gestión después de algunas desautorizaciones de ministros. El ex gobernador del Chaco podría llegar a sucederla si su imagen no acaba excesivamente desgastada, algo que parece irremediable.

Según confiaron sus allegados la jefa del Estado adoptó un extremo bajo perfil para no pagar el costo de las sucesivas crisis. La orden presidencial fue que Capitanich y sobre todo el ministro de Planificación, Julio De Vido y el ministro de Economía, Axel Kicillof pusieran el cuerpo y la cara para explicar la postura del Gobierno durante la crisis de los cortes de luz y acusaran a las empresas Edenor y Edesur.

Cobijarse de la tormenta

Mañana se cumplirán 40 días del silencio autoimpuesto por la Presidenta, en medio de una aceleración de la devaluación del peso que no logra frenar la caída de reservas del Central y la disparada del dólar paralelo, que mete mayor presión sobre los precios.

Las nuevas cifras oficiales de inflación -uno de los principales desafíos para la gestión kirchnerista- apuntan a un crecimiento de los precios de casi el 11% anual, aunque las consultoras privadas, que volvieron a publicar estos días sus resultados, hablan de más de un 28%.

Y esto a apenas unas semanas de que se discutan los aumentos de salarios entre sindicatos y empresarios para equiparar los sueldos al alza de la inflación. De seguir así las cosas, tarde o temprano, la "Señora"tendrá que salir a dar la cara y poner orden en el "gallinero"peronista.

Cifras económicas

· Las nuevas cifras oficiales de inflación apuntan a un crecimiento de los precios del 11% anual, aunque las consultoras privadas, hablan de más de un 28%.

· La publicación de estos datos coincide con una caída de las reservas del país -que bajaron a los US$29.858 millones- hasta niveles no vistos desde hace siete años, lo que el gobierno atribuye al pago de la deuda pública.

· Mientras, la cotización del dólar en el mercado negro, conocido como dólar blue y utilizado por argentinos que quieren viajar al exterior o atesorar dólares para el ahorro, alcanzó un récord de 11,55 pesos, cerca del doble de su valor oficial de 6,7

· En el último mes se han producido números cortes de luz que han afectado a un millón de argentinos. Sin las infraestructuras necesarias, Argentina enfrenta una grave crisis energética.