Valls anuncia inversiones para animar la economía

La Razón
La RazónLa Razón

Tal y como prometió tras la sonora derrota socialista en las elecciones cantonales de marzo, el primer ministro francés, Manuel Valls, presentó ayer un plan de inversiones para estimular la alicaída economía gala sin renunciar a su política de reformas. «Los franceses esperan eficacia, que las reformas prosigan y que los primeros resultados sean más perceptibles en su vida cotidiana. Hemos escuchado su mensaje. La dinámica de reformas debe ampliarse», declaró Valls tras la reunión semanal del Consejo de Ministros.

En concreto, el Ejecutivo socialista prevé destinar 2.500 millones de euros en ventajas fiscales «excepcionales» para toda inversión industrial que se realice durante los próximos doce meses. Ya se benefician de rebajas fiscales de 40.000 millones de euros entre 2014 y 2017. Asimismo, se invertirá 2.300 millones en la mejora de las autopistas. «La clave de las inversiones está igualmente en la financiación», aseguró Valls, quien afirmó que la Banca Pública de Inversión se ha fijado como objetivo acordar 8.000 millones de euros en préstamos de aquí a 2017, lo que supone un aumento de 2.000 millones. Según el primer ministro, este plan de inversión «permitirá acelerar la renovación de nuestra herramienta de producción, la conquista de cuotas de mercado y, por lo tanto, la creación de empleo».

En un plano más social, el dirigente socialista anunció 70 millones en ayuda a la vivienda o bonos de hasta 10.000 euros para la compra de vehículos híbridos o eléctricos. Y es, que en palabras de Valls, «no puede haber progreso económico sin progreso social». Al calor de la coyuntura internacional, París espera cerrar el año con un crecimiento del 1,5%, medio punto más de lo previsto.