Felipe Prósper: «La clonación reproductiva es ilegal»

Felipe Prósper / Dir. de Terapia celular de la Clínica Universidad de Navarra

Con más de 190 artículos científicos a sus espaldas, Felipe Prósper, director del Área de Terapia Celular y codirector del Servicio de Hematología de la Clínica Universidad de Navarra, nos adentra al mundo de la clonación, la reprogramación celular y su posible aplicación en el tratamiento de enfermedades humanas, así como de los problemas éticos que ésta plantea, después de que esta semana se haya logrado la creación de células madre embrionarias a partir de blastocistos creados mediante transferencia nuclear. Además, lo hace con mucha paciencia. El tema es arduo.

–¿Le plantea algún problema ético la creación células madre embrionarias con el mismo ADN que un adulto?

–El grupo de Oregón lo que ha hecho ha sido demostrar la posibilidad de generar células embrionarias humanas a partir de la transferencia nuclear, algo que previamente habían demostrado en primates. Se trata de un avance clave en biología y en la metodología que los expertos llevaban persiguiendo desde hace muchos años. Este hallazgo constituye el primer paso necesario para la clonación humana, aunque como argumentan los autores, la obtención de clones humanos podría no ser factible.

–¿Y es ético?

–Hoy la clonación reproductiva es ilegal en prácticamente todos los países, y casi la unanimidad de los científicos está en contra de la clonación humana, no siendo ética su realización. En cualquier caso, la investigación desarrollada ha sido capaz de producir blastocistos a partir de trasferencia nuclear, pero sin el concurso de dos gametos.

–Disculpe, ¿qué es un blastocisto?

–Es el estado inicial del embrión tras haberse producido la fecundación y haberse implantado el embrión en el útero materno.

–Algunos ven problemas éticos en el proceso de transferencia nuclear, pero podría servir para curar enfermedades, clonar órganos...

–Hoy no hay evidencia de que las células embrionarias generadas mediante esta técnica sea segura para crear tejidos o curar enfermedades. Además, en la actualidad, gracias a los descubrimientos del Premio Nobel Shinya Yamanaka disponemos de células pluripotenciales (prácticamente iguales a las embrionarias), que pueden ser utilizadas con los mismos fines y que son mas fácilmente obtenibles y de forma más económica, junto al hecho de que no conllevan ningún problema ético.

–¿Dónde está el límite? Porque cuando se consiguió clonar a la oveja Dolly hubo muchos ejemplares que murieron.

–Es imposible predecir los límites de la investigación científica, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos 20 años hemos avanzado más que en los 2.000 años previos.

–¿Considera que llegaremos a ver clones humanos?

–Dios no lo quiera, pero quién sabe. Sinceramente espero que no, pero es muy difícil predecir el futuro en este campo.

–¿Hay razones médicas para clonar seres humanos?

–Realmente no, salvo que queramos usarlos como donantes. Sería exactamente igual que la película «La Isla».

–¿Cree que usted y yo podremos ver trasplantes o curación de enfermedades vía de clonación?

– Estoy convencido de que veremos cómo la utilización de células madre contribuye al tratamiento de enfermedades en incluso a la curación de pacientes, pero no generadas por transferencia nuclear.