Si la vida de MAM fuera una canción sería ‘Happy’ y sabemos por qué

Hablamos con el actor sobre vida saludable, recetas, UPA Dance y teatro.

Gtres Online

Vestido de negro rigurosos con sus ya característicos jerséis de cuello vuelto y presumiendo de la percha que, con permiso de su talento, ha despertado un gran fenómeno fan en nuestro país, Miguel Ángel Muñoz nos recibe con una sonrisa. Nos encontramos en el hotel Occidental Castellana Norte en Madrid, dispuestos a entablar con el actor una conversación. Acaba de tener lugar un evento del que ha sido protagonista. Un taller de desayunos organizado por W.K. Kellogg, marca de la que es embajador. Los asistentes han preparado boles de desayuno con deliciosos ingredientes y, esta vez, MAM ha sido el chef. Le preguntamos por el teatro, el cine, la música y sus hábitos de vida saludables. De estos últimos, por cierto, tenemos mucho que aprender.

LR: La vida del actor es un tanto nómada, ¿cómo consigues llevar, a pesar de esto, unos hábitos de vida saludables?

MAM: Es difícil pero cuando uno se crea un hábito de vida saludable todo sale de manera natural. Incluso si no tienes una rutina de levantarte todos los días en la misma ciudad. Efectivamente, por mi trabajo viajo un montón. A veces cambio de país y, por lo tanto, de horario. Llevar una rutina de comer a las mismas horas y comer lo que a uno le gusta no es fácil. Pero, desde que trabajo con W.K. Kellogg’s, les doy mucha más importancia a los desayunos. El hecho de usar todos los cereales que tienen en cosas que a mi me gustan ha hecho que me aficione a desayunar.

LR: ¿Cuál es tu desayuno ideal?

MAM: Un bol con leche, fruta o vegetales acompañado de cereales, que nos aportan los hidratos de carbono y la fibra que necesitamos, es perfecto y me da la energía que necesito para tirar todo el día de rodaje.

Cortesía de la marca

LR: ¿Qué desayuna Miguel Ángel Muñoz en el buffet de un hotel?

MAM: Aparte de un bol, también me gusta tomar un zumo de naranja, un poco de embutido. No suelo tomar café. Me gusta más el yogur o el kéfir. ¡Pero a mi el bol no me falta! A partir de ahí, si me apetece o veo que no me va a dar tiempo a comer y que tengo que tener más energía, me pongo algo más.

LR: Sabemos que tratas de cuidarte al máximo pero todos tenemos una debilidad, ¿cuál es la tuya?

MAM: Yo no las veo como debilidades. Mucha gente dirá el chocolate. Pero yo como lo que quiero. Tengo la suerte de ser muy activo, de hacer deporte desde siempre. Casi todos los años me paso mínimo cuatro meses corriendo muchísimo para preparar una maratón. Estoy corriendo la “6 Majors” desde hace ya tres años. Entonces, tomar chocolate u otras cosas que la gente puede ver como un caprichito, teniendo en cuenta la energía que necesito, para mi es el pan de cada día.

Cortesía de la marca

LR: ¿Cuántos días de la semana entrenas y qué sueles hacer?

MAM: No tengo una rutina. Si estoy preparando un maratón corro tres días a la semana y hago una media de 50 kilómetros a la semana. Si no, practico yoga por placer o me voy a correr. Ahora que estoy preparando una obra de teatro no puedo practicar todo el deporte que quiero y lo noto en la cabeza sobre todo.Para mi es algo que falta en el día para estar más feliz.

LR: Y hablando de teatro. Estrenas Firmado Lejarraga del 4 al 22 de diciembre en el Teatro Valleinclán. ¿Te sientes más cómodo sobre las tablas que en el cine o la televisión?

MAM: Depende del proyecto. Quizá lo que más me gusta es el teatro pero lo importante es la historia a contar. Firmado Lejarraga habla de la historia de María de la O Lejárraga, posiblemente la primera escritora feminista que existió en nuestro país, y es una manera de devolverle todo el legado que nos ha dejado por el que no fue reconocida. Ella escribía y tenía que firmar con un pseudónimo. Canción de cuna, Amor brujo y otras tantas obras las escribió ella y no fue reconocida hasta después de haber muerto. Es una historia muy bonita y muy de actualidad. El comportamiento feminista que estamos viendo en los últimos años no comienza ahora.

Cortesía de la marca

LR: Teniendo en cuenta que estás encantado con esta obra ahora y valorando tu situación personal en este momento, te hacemos una pregunta extraña: si tu vida fuese ahora una canción, ¿cuál sería?

Silencio. Miguel Ángel Muñoz mira al horizonte. Una sola canción es capaz de destapar muchos sentimientos y estamos expectantes por saber qué nos dirá.

MAM: Una que me representa mucho es la canción de Happy de Pharrell Williams. Because I’m happy… (canta). Y otra que te diría es You are the top de Cole Porter. Cole Porter es a quien le dedica José Luis Garci su última película, El crack cero, donde yo he tenido la oportunidad de interpretar a El Moro y ha sido uno de los mejores regalos que me ha dado la profesión, en este caso José Luis, porque fue maravilloso grabar la película juntos y por el aluvión de críticas inmejorables que ha recibido la película y mi trabajo. Entonces, yo esa canción se la dedico a José Luis. Él dedica a Cole Porter la película y yo a él esa canción porque no le puedo estar más agradecido y creo que no solo es un director maravilloso y de los más importantes sino porque además, la manera que tiene de ver la vida y de vivir el éxito y la profesión es de ser “muy top”.

LR: La música forma incuestionablemente parte de tu vida.

MAM: La música es mi vida.

LR: ¡Y a los 12 ya hiciste una ópera!

MAM: Efectivamente. A los 10 hice una película y a los 12 ya estaba haciendo una ópera en el teatro de la Zarzuela.

LR: ¿Y sigues cantando?

MAM: Sí, sigo cantando y tomando clases de canto. Me sigo formando siempre por los próximos proyectos que puedan venir y la música de alguna manera siempre ha estado en mi vida aunque ha venido y yo he decidido dejarla a un lado, siempre, de alguna manera, hay proyectos y trabajos en los que la música está muy presente. Y no sé si en algún momento en mi vida volverá a estar tan presente como lo estuvo cuando hice Un Paso Adelante y surgió el grupo UPA Dance. Para mi era la ficción llevada a la realidad y, mientras duró, tenía sentido pero mi vocación estuvo clara desde los 10 años. Aunque lo que sientes como artista encima de un escenario no se puede explicar. Es como lo que sientes como actor haciendo una obra de teatro pero en este caso eres tú y, si tienes suerte como fue nuestro caso, 20 mil personas que vienen a verte. Es muy bonito.

LR: Ese Sámbame no se nos olvida.

MAM: A mi tampoco. (Ríe).

LR: Además de la música, la cocina también es, después de Masterchef, tu fuerte. ¿Cuál es tu plato estrella?

MAM: El cocido. Fue además un salto cualitativo dentro de la competición. Fue el plato con el que sentí que las nueve horas que dedicaba a practicar cada día por mi cuenta habían merecido la pena. Y la verdad es que me sale estupendo. Pero quizá el que más trabajado tengo son unas carrilleras de cerdo ibérico con una salsa de curry tailandés y un arroz para acompañarlo. Es lo primero que me enseñó mi amigo Gerónimo Mateos, que es quien cinco horas de lunes a domingo venía conmigo y me enseñaba todo lo que aprendí durante la competición de Masterchef.

Gtres Online

Miguel Ángel Muñoz sonríe. Mantiene su postura de catálogo y su sempiterna sonrisa Profidén. Está claro que guarda buenos recuerdos de su paso por el concurso. También de sus inicios como actor y de su paso por aquella serie adolescente. MAM mira al futuro, se prepara para él. Pero jamás suelta el petate de las experiencias que lo han convertido en lo que es. Hemos conocido a un actor humilde, sensato y, por encima de todo, muy profesional. ¡Gracias, MAM!