10 tips para escribir vuestra invitación de boda

¿Vais a casaros y no sabéis cómo invitar a la gente? Respondemos a las preguntas más frecuentes sobre protocolo para invitaciones de boda.

Es muy importante asegurarse de que los invitados de la boda se diviertan al máximo. En última instancia, el día de la boda se trata de celebrar el amor entre las personas enamoradas que se van a casar. Pero hay otro objetivo a mano: Hacer una fiesta épica de la que los invitados hablarán en los próximos años.
Es muy importante asegurarse de que los invitados de la boda se diviertan al máximo. En última instancia, el día de la boda se trata de celebrar el amor entre las personas enamoradas que se van a casar. Pero hay otro objetivo a mano: Hacer una fiesta épica de la que los invitados hablarán en los próximos años.

Una invitación escrita es la confirmación oficial a vuestros familiares y amigos de vuestro próximo enlace. Aunque casi todos ya sepan que os casáis, las invitaciones dirán mucho también de vuestra personalidad y del estilo que queréis dar a vuestra boda. Sólo con ver una invitación impresa muchos invitados ya pueden intuir hasta cómo tienen que ir vestidos, según hayáis escogido un formato más clásico o uno más informal y moderno.

1. El formato. Las invitaciones más elegantes se encargan en cartulina de buena calidad y en color blanco o crema. Si no queréis caer en el barroquismo “hortera”, evitad muchos motivos que a veces os pueden parecer románticos a primera vista, como es llenar todos los márgenes con palomas, anillos o corazones.

2. Los sobres deben ir a juego en calidad de papel y en color con las invitaciones. Las tendencias actuales marcan que el sobre esté forrado y tenga un bonito diseño interior que contraste. Siempre que podáis, la dirección de los sobres deberá ir escrita a mano ya que ello implica esfuerzo; así el invitado entenderá que os habéis tomado la molestia de escribir su nombre, lo que significa que realmente queréis que vaya. Este es uno de esos pequeños detalles que siempre se tienen en cuenta.

3. Qué poner. En las invitaciones deben figurar una serie de datos imprescindibles, como son el nombre de los contrayentes, el de sus padres, la fecha, hora y lugar del enlace, las direcciones o teléfonos de ambas familias y muy recomendable, la petición de confirmación de asistencia, que se escriben al pie de la invitación bajo las siglas S.R.C (se ruega confirmación) o la más clásica R.S.V.P (del francés répondez s’il vous plaît). Si los novios son de distintas nacionalidades, el texto de la tarjeta debe repetirse en ambos idiomas.

4. ¿Y si mis padres están divorciados? Sois vosotros los que debéis elegir si invitáis vosotros o vuestros padres (más formal), el tamaño del tarjetón y dónde colocáis los datos. En una colocación clásica, la invitación se abre con los nombres de los padres de la novia arriba a la izquierda, los de los padres del novio en la parte superior derecha, seguido de la fórmula “tienen el placer de invitar al enlace de sus hijos” seguido de vuestros nombres, situados en el centro, al igual que la fecha, lugar y hora del enlace y los teléfonos o direcciones en la parte inferior de la invitación, en ambos extremos (novia izquierdo, novio derecho).

El protocolo indica que la invitación solo deben realizarla los padres de los novios, no las nuevas parejas de estos. Si alguno de vuestros padres está divorciado y no quiere aparecer al lado de su pareja, podéis optar por la opción de que no aparezca ningún nombre y que invitéis vosotros. Desde luego, no os compliquéis escribiendo el nombre de vuestros padres y sus parejas, sólo deben aparecer los padres biológicos. Si alguno de vuestros progenitores es viudo, deberá figurar la expresión “Vdo de…” seguido del nombre del fallecido, aunque si no lo deseáis, poner su nombre y apellidos solamente también está aceptado. Si uno de los novios ha crecido con una tercera persona, sí que puede figurar entre los que realizan la reunión.

5. Invita mi niño. Cada vez está más de moda que si tenéis hijos sean ellos los pequeños protagonistas del día y sean los que abran la invitación “al enlace de sus padres”. Esta opción es válida sólo si son hijos comunes, no de anteriores parejas.

6. Tarjetas extra. También debéis incluir la información del lugar donde se encuentre el lugar del banquete y la hora. Si el lugar es difícil de encontrar o tenéis muchos invitados de fuera, podéis incluir dentro del sobre un pequeño mapa de situación.

7. Invitar a las parejas. Para vuestros familiares sin pareja, divorciados o viudos, debéis escribir su nombre completo. Sin embargo, si estáis invitando a una familia o pareja, podéis escribir el nombre del cabeza de familia seguido de “y…(el nombre de su pareja)”. Si queréis realmente invitar a todos, “y familia”.

8. El tiempo. Lo más recomendable es invitar las invitaciones con dos meses de antelación, para que todo el mundo pueda organizarse, y si vuestros invitados tienen que desplazarse al ser una destination wedding, mandadla con más tiempo aún.

9. El regalo. Si contáis con una lista de bodas, podéis adjuntar la tarjeta del establecimiento junto al tarjetón dentro del sobre. Si lo que realmente deseáis es el dinero y no jarrones y electrodomésticos, existen maneras más sutiles de hacérselo saber a vuestros invitados que incluir el número de cuenta en la invitación. Un matrimonio es una fiesta, no un compromiso para la gente que decida compartir ese día con vosotros. Podéis confiar en el boca a boca cuando os lo pregunten directamente, tener una web de boda donde podéis decirlo o adjuntar una tarjeta aparte con fórmulas tipo “Deseamos ir de luna de miel a Tanzania y queremos que participéis en nuestro sueño”. Así la gente siente que os está ayudando comprando experiencias, no que estáis haciendo negocio con el enlace.

10. Las nuevas tecnologías. Podéis ahorrar costes creando una invitación digital. Con los avances que hay podéis crear un vídeo grabado por vosotros mismos, una foto con una frase, un sketch divertido y luego enviarlo por correo electrónico o por Whatsapp. En este caso, sentíos libres de decir lo que queráis y sed divertidos y directos.