Tamara Falcó, consejos de mamá

Tamara Falcó
Tamara Falcó

Hay personajes que resultan más simpáticos que otros, es el caso de Tamara Falcó. Es una niña bien divertida, diferente y con un punto de inocencia que hace que resulte entrañable. Desde muy jovencita sigue los consejos de belleza de su madre, Isabel Preysler, y es asidua a las manos mágicas de Massumeh. Entrar en su clínica es casi como hacerlo en la sala de estar de la gran familia Preysler-Iglesias-Falcó-Boyer debido a la gran cantidad de retratos que hay de ellos. (www.massumeh.com).

A pesar de que en casa de su madre hay una línea de cosmética, Tamara es un espíritu más libre. Le gustan los solares de Hawaiian Tropic, a los que ha prestado su imagen, y probar nuevas marcas, como Galore Cosmetics y Haute Custom Beauty, biotecnología eficaz sin parabenos. Tiene unos ojos muy bonitos y últimamente está usando un sérum fortalecedor que alarga las pestañas, Flash, (www.esflash.es).

Aunque es más bien divina, últimamente se ha dejado llevar por los placeres terrenales en forma de tarta de chocolate «made in Ramona», la cocinera de su madre, y aunque ella está feliz le recomendaría el nuevo tratamiento Venus Legacy, en exclusiva en los centros de Carmen Navarro, reductor corporal y de celulitis que además reafirma la piel. Los resultados son espectaculares ya en la primera sesión. Es una enamorada de los perros y tiene dos, Peach y Vainilla, y tampoco escatima en cuidados para ellos. Ha descubierto un champú eco para mascotas con fondo solidario de la firma Ami Iyök que le encanta. No tiene prisa por enamorarse pero su alegría y buen humor hacen que seguro nos dé pronto una sorpresa.