¿Cómo sobrevivir a la cena de navidad?

Las fiestas de Navidad pueden hacer estragos en tu forma física y dejarte de regalo unos cuantos centímetros de contorno de barriga o caderas. En una sola comida, sumando los aperitivos, el alcohol y los postres, se puede llegar a consumir 2.500 kilocalorías, lo que una persona media consumiría durante todo un día. Las fiestas son para disfrutarlas y, al fin y al cabo, son solo una vez al año. Sin embargo, hay un par de trucos que puedes usar para minimizar los excesos que son tan habituales en estos días. El primero es utilizar el agua para controlar tu comida. A veces tu cerebro confunde la sed con el hambre y te pones a comer sin freno cuando en realidad bastaría con un par de vasos de agua. Beber uno por cada copa de alcohol también te ayudará a controlar la cantidad que bebes. Procura no quitarte la sed con alcohol. Por último, en la mesa elige primero la comida más saciante, como las verduras, carne y pescados. Así te encontrarás lleno antes y tendrás menos ansia con los postres y los dulces tan típicos de esta época. Si además comes despacio, de forma tranquila, darás tiempo a tu cerebro para que le

llegue la señal de saciedad y

sabrás exactamente cuándo parar.