Lifestyle

¿Sabes qué es el 'streaming'?

Si todavía no lo conoces te presentamos la nueva tecnología que salvó el mercado musical y te contamos por qué

Si todavía no lo conoces te presentamos la nueva tecnología que salvó el mercado musical y te contamos por qué

Publicidad

Hasta 2003 si querías escuchar la música que deseabas en cada momento (lejos de la radio y tv) sólo tenías la opción de comprar un formato físico como el CD, vinilo o anteriormente cassette. Lo malo de ese formato era que tenía dos claras pegas, por un lado no siempre era tan portátil como nos gustaría, aunque el walkman primero y el discman después fueron una revolución, pero sobre todo si te gustaba una canción de un grupo no te quedaba otra que comprar su álbum completo a un precio considerable. El vinilo popularizó el formato single, pero estaba muy enfocado a dj’s y su precio seguía siendo bastante alto dado los costes de fabricación y distribución. Fue por eso por lo que en 2003 se popularizó de manera desmesurada un nuevo formato llamado mp3, que se había creado unos 5 años antes y que hasta ese momento se utilizaba sólo entre un pocos en sus ordenadores o planchando sus propios CD’s de música, pero en ese momento los grandes fabricantes vieron el filón que tenían y comenzaron a crear reproductores para ese formato. Los reproductores mp3 te permitían llevar cientos o miles de canciones elegidas una por una en un reproductor que en ocasiones no era más grande que un lápiz de labios, y algo que realmente marcó la diferencia, y es que el 99% de la gente adquirían la música de manera gratuita (e ilícita) en páginas o aplicaciones de descarga ilegal, por tanto la única inversión se realizaba en el reproductor.

Fue entonces cuando comenzó la gran crisis de la industria discográfica, una crisis de la que aún no han salido 100%, y muchos sueldos y puestos de trabajo se han perdido, así como condiciones laborales, pero que desde hace poco más de tres años con la llegada del streaming se está resurgiendo y ha permitido que las compañías discográficas vuelvan a invertir en nuevos artistas y proyectos. ¿Quieres saber cuáles son las grandes ventajas del streaming?

1- Te permite escuchar música a elección en multitud de dispositivos, entre ellos tu teléfono móvil, el cual prácticamente todos llevamos hasta para ir al baño. Además a día de hoy todos los coches nuevos también te lo permiten, así como las televisiones, dispositivos electrónicos, ordenadores y un largo etcétera.

2- Los precios de una suscripción son realmente bajos, menos de 10€ al mes, y la mayoría además tienes la opción de suscripciones iniciales de menos de 1€ por tres meses o una suscripción gratuita con la que la única pega es que te obliga a escuchar anuncios cada cierto tiempo. Algunas plataformas restringen algo también la selección de canciones con esta suscripción.

Publicidad

3- Una de mis favoritas, las playlists. En todas las plataformas de streaming tienes disponibles playlists, en las cuales los llamados curators seleccionan las mejores canciones para cada ocasión, por tanto tendrás una playlist siempre adecuada para cualquier tipo de momento y situación, como hacer deporte, una cena romántica, conducir, estudiar, una fiesta entre amigos, etc. así como también por artista o género. A través de mi Instagram por ejemplo, podrás encontrar una ideal para hacer deporte y otra con los géneros más de moda (Pop, Urbano, Latino y Dance), son una manera fácil de que el usuario pueda escuchar rápido el tipo de música que necesita sin meterse en una navegación profunda en las plataformas. Las de deporte especialmente están teniendo un gran éxito, y para la mayoría de artistas se han convertido en un objetivo más importante que la radio.

4- Dada la popularidad y flexibilidad que ofrecen muchos artistas han decidido centrarse únicamente en estas plataformas, por lo que a día de hoy es posible que te pierdas incluso tus canciones favoritas si no entras en ellas.

Publicidad

5- Lo más importante, son plataformas legales por la que el artista y su equipo reciben una pequeña cantidad por su trabajo. Los pagos son muy pequeñitos, especialmente por las reproducciones de personas con las suscripción gratuita, pero al menos es una pequeña ayuda para que puedan seguir invirtiendo en su música, con la que al final ganamos todos. Recordemos que fueron muchísimas las personas que perdieron su trabajo a raíz de la crisis de la piratería.

Así que si aún no te has subido al carro del streaming no te lo pienses más, son muchas las opciones que tienes, Spotify, Apple Music, Deezer, Youtube... Cada día se suben cerca de 25.000 nuevas canciones, así que sea cual sea la plataforma que elijas nunca te faltará tu canción favorita para ese momento ideal.