Las secuelas de vivir con Lluís Llach

Su primo vivió ocho años con él. Según sostiene, la convivencia era tan mala que decidió abandonarle

Lluís Grande Sánchez, primo del famoso cantautor catalán, prepara un libro titulado «Yo sólo quería la independencia de mi cuerpo», en el que narra el complicado pasado de su familia. «Quiero vomitarlo todo», asegura. Vivió ocho años con él. Según sostiene, la convivencia era tan mala que decidió abandonarle.

LLuís Grande Sánchez tiene 58 años y es a esa edad cuando se ha atrevido a contar algo de su pasado que a día de hoy todavía le atormenta. Se ha casado dos veces –del primer matrimonio tiene dos hijos–. Actualmente no tiene pareja y tiene otro hijo de 12 años, con el que vive. Cobra una pensión por discapacidad después de que un caballo le diera una coz. Sobrevivió milagrosamente. Con todo, lo que más dolor le produce son algunas de las experiencias vividas en su juventud. El padre de Lluís, también llamado Lluís Grande, es hermano de María Grande, madre del cantautor catalán Lluís Llach, todo un emblema en Cataluña y que actualmente se va a presentar en las elecciones en las listas de Juntos por el Sí como diputado por Gerona. Ahora, Lluís Grande Sánchez, que vive en Reus (Tarragona), prepara un libro sobre esta saga familiar titulado «Yo sólo quería la independencia de mi cuerpo».

En su libro narra cómo su padre y la madre del cantautor, que pertenecían a la alta burguesía catalana, se distanciaron por una disputa familiar. Se alejaron porque el padre de Lluís Grande se enamoró de una criada que trabajaba en casa de su tío Francisco Vall Figuerola en Porrera y de esa relación nacería Lluís. La situación no gustó a María ni a su tío, por lo que al final la madre del cantautor le dice a su hermano Lluís que, de una cosecha de 180 sacos de avellanas, se quede con 30. Y después le falta tiempo para decirle al tío Francisco que Lluís había robado esos sacos. Es decir, incitó a Francisco para que le echara de casa, cosa que al final hizo, y a ella también por haber mentido. «‘‘Tú por liar a tu hermano, y tú por tonto y ladrón os desheredo’’, les dijo», recuerda Lluís Grande. Motivo por el cual el tío Fransciso decide dejar toda su herencia a Cáritas, a la Iglesia y a una familia necesitada.

Hasta aquí llega la primera parte del libro. La segunda, que dará el título final a la obra, se centrará en su adolescencia y en su juventud. Una etapa muy dura para Lluís Grande Sánchez. Cuando él tan sólo tiene 15 días de vida, junto a su padre y su madre, a lomos de un burro, se trasladan al pueblo de Poboleda (Tarragona), allí había comprado su padre una casa y comenzó a trabajar de apicultor. Pronto empezaron los problemas para Lluís hijo, así como para sus hermanas, que tampoco salieron muy bien paradas. «Cuando estaba sereno, mi padre era una persona culta, sabía idiomas, etcétera. Pero se volvió alcohólico, empezó a beber, y nos daba palizas y nos maltrataba», asegura a este periódico Lluís Grande Sánchez. «Una vez vi a mi madre por la escalera llena de sangre y a él tirándola del pelo». Quería romper con el pasado, y en el año 73, cuando Lluís tiene 16 años, acude a un recital dado por su primo Lluís Llach. Ya por aquel entonces todo un emblema de Cataluña. «A la salida del concierto me acerqué al camerino, me reconoció inmediatamente por los rasgos, aunque no nos habíamos visto antes», recuerda. Su primo, el cantautor, se ofreció a pagarle los estudios. A partir de ahí convivió con el ocho años, en los que trabajó para él en conciertos, y haciendo todo tipo de recados en el ambiente liberal de la Barcelona de mediados de los 70. Lluís afima que «la convivencia con el artista del 73 al 81 me ha dejado secuelas psicológicas que perduran a día de hoy». «Necesito vomitarlo todo», afirma Lluís Grande, que desde el año 81 apenas ha coincidido dos veces con su primo. Pero los recuerdos de aquellos ocho años no los olvida. En esos años nunca le faltó dinero, podía ganar todo lo que necesitaba. Siempre estaba ahí para su primo. Pero algo pasó que rompió esa relación familiar, que es en lo que se centrará en su libro. Una obra que podría dar mucho que hablar en Cataluña, una vez que salga a la luz.

También están distanciados en lo que a la independencia de Cataluña se refiere. Sobre las elecciones de este domingo, Lluís tiene claro que no va a votar a la coalición independentista de Juntos por el sí. Entre otras cosas porque cuando fue a votar a la consulta del 9N de la Asamblea Nacional de Cataluña en Reus comprobó que las papeletas del sí y del no para votar a favor o en contra estaban separadas, de tal forma que se podía ver quién votaba por el sí y quién votaba por el no.

Sus imprescindibles

- El top 5 del cantautor

Dentro de los más de treinta discos publicados por Lluís Llach se conservan algunas canciones como auténticos referentes dentro de los movimientos nacionalistas, ya desde los años setenta, como «L’estaca», «La gallineta» y «El bandoler». Arriba: «Els èxits de Lluís Llach» (1968), «Com un Abre Nu» (1972), «Viatge a Ítaca» (1975), «I el Somriure, la Revolta» (1982) y «Jocs» (2002).