Aire andaluz en pleno centro de Barcelona

La Taberna del Tío Carlos ofrece una cocina del sur, con guiños a la gastronomía catalana, en un ambiente informal y divertido, donde los viernes y sábados se puede disfrutar de la rumba catalana en directo

La Taberna del Tío Carlos ofrece una cocina del sur, con guiños a la gastronomía catalana, en un ambiente informal y divertido, donde los viernes y sábados se puede disfrutar de la rumba catalana en directo

Óscar Manresa hace gala de una dilatada experiencia y una amplia trayectoria en el mundo de la restauración –Torre de Alta Mar, Kauai, Casa Guinart, entre otros–, pero su apuesta por diversificar con el fin de hallar la diversión en el trabajo le llevan a explorar continuamente nuevos conceptos y, en este sentido, hace cerca de tres meses inauguró, junto a su hija Nicole, la Taberna del Tío Carlos, un establecimiento con una clara impronta andaluza.

«Nos gusta ir cambiando, crear nuevos conceptos para no aburrirnos», señala Óscar Manresa, quien define su nuevo restaurante, cuyo nombre hace honor a su hermano Carlos, como «una taberna, con una carta con una importante influencia andaluza pero sabiendo que estamos en Barcelona». «Somos conscientes de que hay que adaptarse al paladar de aquí y así la carta incluye platos locales como, por ejemplo, las albóndigas con sepia o la Bomba de la Barceloneta».

Así pues, la oferta gastronómica de la Taberna del Tío Carlos se fundamenta en la fórmula del tapeo y el compartir y su carácter andaluz también cala incluso en el ámbito más invisible de su cocina. «Recurrimos a la harina de garbanzo para freír, utilizamos aceite de oliva suave para cocinar y la tortilla de camarón la hacemos con agua de mar, como se hace en Andalucía», indica Manresa para ejemplificar su fidelidad a la tradición andaluza.

Y en este contexto, la decoración y escenificación del establecimiento, obra de Estrella Salletti, también está repleta de guiños a la cultura de Andalucía. Topos rojos en su mobiliario, claveles frescos todos los días, peinetas colgando de su pared, fotos con motivos típicos en su barra, el cartel de una corrida de toros en el baño de caballeros o de una bailaora en el de señoras..., toques que hacen honor a las raíces de este restaurante, que sin embargo ha logrado establecer cierta sintonía con el estilo ochentero del hotel Chic&Basic, donde se ubica. «En el hall de hotel hay una entrada al restaurante pero hemos conseguido que no se produzca una ruptura de ambientes, sino que haya una transición», asegura Óscar Manresa. En cualquier caso, la Taberna del Tío Carlos es un espacio informal, donde también se rompe con la uniformidad. Así el comensal puede optar por sentarse en una de las coloridas mesas de su terraza, en los sofás con mesa baja y redonda del interior, donde también hay una barra con taburetes, varias mesas cuadradas con sillas de diferentes colores o una amplia mesa redonda con taburetes.

Y si bien este establecimiento apuesta por un concepto novedoso respecto a los otros restaurantes del grupo al que pertenece, Food&Music, lo cierto es que comparte con ellos el protagonismo que otorga a la música. «Creemos que ir a un restaurante no es llegar y comer, sinoque es una experiencia, por lo que es importante cerrar el círculo de la comida, decoración y música», indica Manresa, quien apunta que «se trata de estimular los cinco sentidos». «Aquí cierras los ojos y te transportas a Sevilla», afirma el propietario y, en este sentido, adquiere gran importancia la música, tanto la que se oye todo el día de fondo como las actuaciones en directo de los viernes y sábados a partir de las 20.30 horas de rumba catalana.

La taberna del Tío Carlos

Dirección: Pasaje Gutenberg, 7, Hotel Chic&Basic

Teléfono: 93 667 35 84

Horarios: todos los días de 7.00 horas hasta 00.00 horas