Un clásico donde el producto de temporada y de calidad es el rey

El Restaurante Bonanova apuesta por una cocina sencilla, donde la materia primera brille por sí sola

La bodega es otra de las estrellas del restaurante que ha sabido crear un ambiente muy cálido
La bodega es otra de las estrellas del restaurante que ha sabido crear un ambiente muy cálido

El Restaurante Bonanova apuesta por una cocina sencilla, donde la materia primera brille por sí sola

Durante sus 52 años de vida se ha conocido como El Casinet, Los Billares, Can Tonet... pero durante todo este tiempo el restaurante Bonanova no ha perdido su singularidad. Su gastronomía basada en un producto de máxima calidad y frescura, una materia prima que manda en los fogones y un ambiente único, en el que se respira es aire único de los Casino del pasado.

Los hermanos Carlos, Adolfo y Cristina Herrero viven con pasión la profesión que heredaron de sus padres, quienes fueron los fundadores de este establecimiento. Su principal prioridad es encontrar el mejor producto del momento y elaborarlo con la mayor pureza posible, respetando siempre su sabor y frescura. La temporalidad manda en el Bonanova, por lo que su oferta varía constantemente en función del mercado: angulas, setas, alcachofas, trufa...»Cada cosa en su momento», señala al respecto Adolfo, quien se desvive en la sala por sus comensales.

En cualquier caso, se mantiene durante todo el año la apuesta por el producto de máxima calidad como el marisco traído de Galicia, la carne de Tolosa o el atún Balfegó. «Muchos de nuestros clientes no piden a la carta, sino que nos preguntan las sugerencias del día y dejan que seamos nosotros quienes les configuremos el menú”, indica Carlos, jefe de cocina, quien señala que «habitualmente les hacemos un pica pica con varios platos del día». La prioridad de los hermanos Herrero es respetar el producto y sacar el máximo partido a su calidad y sabor, ya sea a la plancha o a la brasa del Josper. Esta apuesta por el producto casero, de elaboración propia y que alcanza la excelencia es también evidente en el ámbito del pan y la repostería, que se elabora a diario en el restaurante a partir de masa madre propia.

Y quien quiere buen producto, fresco y de temporada sabe que eso se paga, pero sin embargo en el Restaurante Bonanova es posible comer bien sin grandes dispendios. «Tenemos un menú de mediodía por 30 euros, pero además, ofrecemos productos de todos los precios, es sólo cuestión de elegir», señalan los hermanos Herrero. «Si te pides un plato de angulas y gambas de Palamós ya sabes que eso te va a costar dinero», comenta Adolfo.

Un espacio singular

Y si los propietarios de este establecimiento tienen muy claro cómo debe ser su oferta gastronómica, tampoco tienen dudas sobre cómo ha de ser el espacio en el que ésta se desarrolla. «Nosotros siempre hemos querido que el ambiente sea singular, con sus particularidades», explica Carlos, razón por lo cual en el restaurante Bonanova, que dispone de parking propio, aún se respira ese aire típico de los casinos o billares de hace años.

Suelos y paredes con baldosa, espacio muy amplio y techos altos, carteles en las paredes, incluso un pintball confieren al lugar un toque único. Su terraza, cubierta toda de teca, es además un espacio muy agradable en el que comer o cenar desde mayo a septiembre.

Restaurante Bonanova

Dirección: St Gervasi Cassoles 103

Teléfono: 93 249 99 40

Horario: todos los días menos domingo noche y lunes de 13 a 15.30 horas y de 21 a 23.30 h.