Ocio

Una experiencia gastronómica, el mejor de los regalos

Hay regalos que llegan al alma. Existen regalos que llegan al corazón. Son aquellos que despiertan los cinco sentidos generando emociones que se convierten en imborrables recuerdos. Ese tipo de regalos no son materiales, sino experiencias que se comparten entre el que da y el que recibe. La gastronomía ha sido desde siempre una forma de demostración de cariño y de amor, y si hay un manjar que por su tradición representa la solidez de los sentimientos del ser humano, ofreciendo además el mejor de los sabores, es el Jamón de Bellota 100% Ibérico, una exquisitez comparable en distinción al caviar, el champán o la trufa.

Cinco Jotas es una marca con más de 130 años de historia, que propone agasajar a nuestros seres más queridos con este Tesoro de Nuestro Patrimonio. Por ello, sus restaurantes han pensado en el regalo perfecto para el Día del Padre. La propuesta que nos plantean es sencilla: en cualquiera de los restaurantes Cinco Jotas –distribuidos por Madrid, Barcelona, Lleida o Sevilla–, obsequia a tu padre el 19 de marzo con un almuerzo o cena. No solo acertarás con el regalo perfecto alrededor de una buena mesa: ambos seréis invitados a asistir a una masterclass de corte de jamón de bellota impartida por el mejor maestro cortador de la casa. En ella aprenderéis sobre el proceso de elaboración de un auténtico Cinco Jotas y de cómo se debe realizar debidamente el corte de las distintas partes del jamón, así como cuál es la mejor manera de conservarlo.

Durante aproximadamente una hora viviréis una experiencia que os transportará a la naturaleza de la Dehesa del suroeste Peninsular a través del excelente sabor y aroma de esta materia prima única en el mundo. Descubriréis las infinitas maneras de comer un Jamón de Bellota 100% Ibérico ,así como algunas curiosidades tales como que está permitido comerlo con las manos o que cada pieza es exclusiva.

Fiel a la tradición ancestral, Cinco Jotas ha conservado hasta nuestros días la crianza de los cerdos en libertad en las dehesas, alimentados exclusivamente de bellotas en la época de la montanera. Todos los procesos se conservan como antaño, oficios que Cinco Jotas ha transmitido generación tras generación, lo que ha conseguido que permanezca inalterable su sabor lleno de matices.

Si no quieres dejar pasar la ocasión perfecta de compartir con tu padre esta experiencia, "de la dehesa a la mesa", puedes hacer aquí tu reserva. Será un regalo de los que llegan al corazón.