Carmen Cervera se lleva sus cuadros a Andorra

En marzo de 2017 el Principado contará con un nuevo museo Thyssen que acogerá en su primera exposición más de una veintena de obras de la colección de la baronesa, la mayoría de ellas en depósito en Madrid. Al frente estará su sobrino, Guillermo Cervera, que aparcará definitivamente su labor de repostero para dedicarse al centro de arte en cuerpo y alma.

El Gran Monet. «La cabaña en Trouville, marea baja», óleo de 1881
El Gran Monet. «La cabaña en Trouville, marea baja», óleo de 1881

En marzo de 2017 el Principado contará con un nuevo museo Thyssen que acogerá en su primera exposición más de una veintena de obras de la colección de la baronesa, la mayoría de ellas en depósito en Madrid

La idea de abrir un museo de arte en Andorra le rondaba la cabeza al barón Thyssen. No la pudo hacer realidad. Hoy, apenas faltan tres meses para que se inaugure en el Principado una nueva sede con 27 obras pertenecientes a la colección Carmen Thyssen. Abrirá sus puertas entre el 15 y el 17 de marzo de 2017 y reunirá obras de modernistas catalanes, muy apreciados por la baronesa, junto a maestros impresionistas e incluso algún representante del hiperrealismo norteamericano. ¿Qué tienen en común Ramón Casas, Anglada Camarasa, Gauguin y Richard Estes? Que todos ellos estarán presentes en la primera muestra temporal del museo Carmen Thyssen Andorra durante once meses, que es el periodo de tiempo previsto para esta muestra de inauguración. Guillermo Cervera, único sobrino de la baronesa, será su director artístico; la Administración andorrana correrá con los gastos derivados del mantenimiento de las obras, seguridad, personal y seguros de los lienzos. El Ayuntamiento de Escaldes afrontará el pago del alquiler (unos 6.000 euros al mes); el Ministerio de Cultura andorrano será quien asuma el mantenimiento de las instalaciones y la actividad ordinaria, con un presupuesto que ronda los 300.000 euros anuales, y finalmente la Fundación Museo Andorra, en cuyo patronato está presente el Gobierno andorrano, el administrador de la familia Thyssen Jordi Macià y Carmen y Borja Thyssen como vicepresidentes vitalicios. El nuevo centro se une al Espai Carmen Thyssen en Sant Feliú de Guíxols y al Museo Carmen Thyssen Málaga.

Carmen Cervera reside actualmente en Andorra, donde estableció su residencia fiscal en 1992, aún en vida del barón. Allí puede llevar una vida más tranquila junto a sus hijas Carmen y Sabina. «Me siento muy agradecida del trato que estoy recibiendo. Me agrada mucho la paz que se vive aquí. Es un país muy seguro», ha declarado en alguna ocasión. Pasar una temporada en San Feliú de Guíxols, donde tiene una de sus residencias favoritas, no le lleva más de tres horas en coche. Madrid le va quedando cada vez más lejos. A la capital se desplaza para los asuntos relativos al museo y que requieren su presencia, así como para las grandes inauguraciones, pero ella prefiere disfrutar de menos ajetreo y más privacidad, y en Andorra lo ha hallado.

El museo se sitúa en la planta baja de uno de los edificios más emblemáticos de Andorra, el antiguo Hotel Valira, en la avenida Carlemany 37, uno de los establecimientos históricos del Principado (está declarado bien de interés cultural) y el primero que tuvo ascensor. Fue proyectado en 1933 por el arquitecto benedictino Celestí Gusí, discípulo de Puig i Cadafalch. Sobre su planta rectangular se levantan cinco pisos y posee una cubierta a dos vertientes. Su fachada es de granito dispuesto en forma de nido de abeja irregular. La superficie de exposición del museo Carmen Thyssen Andorra tendrá 500 metros cuadrados, 200 de ellos estarán dedicados a exposición de obra y unos 100 aproximadamente abarcará el hall de entrada donde estarán la recepción y la tienda. Contará con un lugar para los más pequeños, el área Educathyssen, además de las taquillas, un espacio para reuniones y unos pequeños almacenes. La previsión es que las obras de acondicionamiento, que corren por cuenta de la familia Reig, propietaria del hotel, estén acabadas la última semana de enero de 2017. Después se acometerán las de climatización y seguridad, dos puntos clave en la puesta en marcha del museo, y a principios de marzo se prevé que lleguen las obras para inaugurar a mediados del mes.

La muestra repasa diferentes épocas y movimientos desde finales del siglo XIX hasta los años setenta del pasado siglo XX. Según el listado de obras al que ha tenido acceso LA RAZÓN, nueve son de la colección particular de la baronesa y están distribuidas en sus residencias. Hablamos de cuadros de autores modernistas, en total nueve de Josep Amat i Pagés («El Prat de Llobregat», c. 1940-1942), Anglada Camarasa («Le paon blanc», 1904), Ramón Barnadas i Fàbregas («Plaza de Cataluña, 1964»), Joan Cardona i Lladós («Jóvenes parisinas»), Ramón Casas («Interior al aire libre», 1892), Eliseo Meifrén («El puerto de Barcelona», 1893) y Joaquim Mir («El Abismo, Mallorca», c.1901-1904), a las que se ha unido un acrílico de mediados de los setenta, «Thunder Smash», firmado por Charles Bell y que representa una máquina de pinball. Junto a éstas, casi una veintena de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza que están en depósito en el museo de Madrid y que incluyen, por ejemplo, tres nombres clave del impresionismo: el lienzo «Un huerto bajo la iglesia de Bihorel», de 1884, una obra de mediano tamaño y temprana de Gauguin que muestra el huerto de la casa que el pintor alquiló y en el que aparecen sus hijos jugando; «Conversación bajo los olivos», pintada por Matisse en 1921 del natural en el interior de Niza, y «La cabaña de Trouville, marea baja», de 1881, obra de Monet, un pequeño y bellísimo óleo en el que dominan los grises y azules. La exposición recorrerá grandes nombres de la historia del arte desde finales del siglo XIX hasta bien entrado el XX, pues la obra más «tardía» es la pintada por el norteamericano Richard Estes en 1970.

- Hermen Anglada i Camarasa: «Le paon blanc», 1904

- Ramón Barnadas i Fábregas: «Plaza de Cataluña», 1964

- Max Beckmann: «Despedida», 1942

- Charles Bell: «Thunder Smash», 1977

- Joan Cardona i Lladós: «Jóvenes parisinas», s.f.

- Ramón Casas: «Interior al aire libre», 1892

- Richard Estes: «Nedick’s», 1970

- Paul Gauguin: «Un huerto bajo la iglesia de Bihorel», 1884

- Ernst Ludwig Kirchner: «Mina de arcilla», C. 1906

- Walt Kuhn: «Bañistas en la playa», 1915

- Henry Le Sidaner: «La choza en los lindes del bosque, Étaples», 1893

- Henry Matisse: «Conversación bajo lo olivos», 1921

- Eliseo Meifrén: «El puerto de Barcelona», 1889

- Joaquím Mir: «El Abismo, Mallorca», c. 1901-1904

- Claude Monet: «La cabaña en Trouville, marea baja», 1881

- Lowell Nesbitt: «Dos puentes en Nueva York-’75», 1975

- Max Pechstein: «Casa en la Kurische Nehrung», 1909

- Guy Pene du Bois: «Calle 42», 1945

- Marurice Brazil Prendergast: «La playa de St. Malo», c. 1907

- Theodore Robinson: «Capri», 1890

- Karl Schmidt-Rottluff: «Conchas de mar», 1953

- Paul Signac: «Port-en-Bessin, la playa», 1884

- Alfred Sisley: «Claro de un bosque», 1895

- Varvara Stepanova: «Jugadores de billar», 1920

- Joaquín Torres García: «Paisaje urbano», 1940

- John Henry Twachtman: «Barcas amarradas en un estanque», c. 1890-1902