Fabiola, sobre la entrevista de Bertín a Mariló: «Yo he tenido a Carlos Herrera en la habitación pero soy más respetuosa»

Fabiola Martínez

La mujer de Bertín Osborne habla sobre "el paso"de Mariló Montero por su dormitorio durante la entrevista del programa "En tu casa o en la mía".

Fabiola Martínez asistió al inicio de los desfiles infantiles en la II edición de la “Petit fashion week Madrid“ en el madrileño Palacio de Cristal. Fabiola siempre está apoyando causas que impliquen a los niños y más si estos son especiales, tanto desde su Fundación como a nivel personal la mujer de Bertín Osborne apoya todo lo que integre a estos pequeños y aporten una ayuda en proyectos solidarios.

Hemos aprovechado para preguntarle por el tremendo éxito del programa de Bertín “En la tuya o en la mía” y cómo lo están viviendo en casa.

Exclusiva Digital: Fabiola, ¿contenta con el éxito que está teniendo Bertín todos los miércoles por la noche?. Es líder de audiencias, cada vez más espectadores.

Fabiola Martínez: Sí, felices y contentos de cómo está respondiendo el público, creo que hacía falta un programa así en televisión. Es amable, blanco y a la gente le gusta.

ED: ¿Cuál es el secreto de este éxito?

FM: El éxito del programa es que no maquilla a nadie, la gente es como es y se le permite ser, luego que la gente lo interprete como quiera. A algunos el programa les ha favorecido a otros no tanto pero es que así son cada uno.

ED: Fabiola, cuéntanos cómo te sentiste el otro día viendo a Mariló Montero en tu dormitorio con Bertín, rebuscando por tus cajones, en la cama.

FM: Bueno... ja,ja,ja.. Te diré qué yo he tenido a Carlos Herrera también en la habitación, pero soy un poco más respetuosa... ahí lo dejo.

ED: Parece que la entrevista era de Mariló a Bertín, le preguntaba de todo

FM: Bueno, ella es así.

ED: ¿Cada personaje es y se comporta como en la vida real?

FM: El programa no es un lavadero de imagen, el que llega ahí y es simpático es porque realmente lo es y el que no lo es pues se ve.

ED: Hasta ahora ¿cuál ha sido el personaje que más te ha gustado o te ha llamado más la atención?

FM: Pablo Alboran, pero hay uno posible en el futuro, que se está cerrando y no lo puedo decir que me va a tocar personalmente, son dos personas, un hombre y una mujer muy diferentes pero vinculadas por una misma causa.

ED: ¿Cómo están tus hijos y cómo viven estas visitas?

FM: Muy bien, nos gusta que salgan y que se le de normalidad a la situación de los niños como mi hijo Kike, que la gente lo vea, que no pasa nada, hasta hace poco a los niños con problemas se les escondían.

ED: Me gustaría saber tu opinión sobre lo que hemos vivido esta pasada semana con el caso de la niña de 12 años que sus padres solicitaban a un juez en Galicia dejar a su hija morir en paz y no alargar su agonía en los últimos días de su vida con ningún tratamiento médico. Los padres que tenéis niños con problemas y que estais en minoría frente a la sociedad con vuestros casos cómo lo veis y qué se siente, son situaciones que provocan cierto debate.

FM: Como padres es súper duro, yo cuando he visto a los padres tan enteros hablando y diciendo que’ la mejor opción es dejar que se fuera’, estoy convencida que realmente era la mejor opción. Para un padre lo más duro es perder un hijo y si tú llegas al punto de sentir que es lo mejor para él, es que es lo mejor. Yo no creo que haya ningún padre que quiera perjudicar a un hijo y mucho menos en esas circunstancias.

Hay muchas cosas respecto a la medicina que hay que sopesar y valorar, que muchas cosas se hacen porque se han hecho toda la vida y hay que evolucionar porque vamos a mejor, la sociedad cambia y cada vez tenemos más información.

ED: ¿Es bueno que se den a conocer estos casos y salir a la opinión pública?

FM: Es durísimo, lo he pasado muy mal viéndolo porque conozco a muchas familias que pueden estar pasando por circunstancias parecidas y es durísimo vivirlo. Los médicos deben hacer una reflexión, no solo es medicina, hay una ética detrás, que sirva para hacer reflexionar a los profesionales todo esto.

Muchas gracias Fabiola