El nieto no deseado de Ortega Cano

José Fernando espera su primer hijo con Michu, su actual pareja, que no es bien recibida ni por el torero ni por su hija, Gloria Camila

El hijo de Ortega Cano ha anunciado que su novia Michu está embarazada de dos meses.

José Ortega Cano frunció el ceño cuando su hijo le comunicó la semana pasada que va a convertirle en abuelo. Ni el torero ni su hija, Gloria Camila, vieron nunca con buenos ojos a Michu, actual pareja del muchacho. Pero José Fernando es un alma libre. No escucha los consejos paternos y se ha distanciado de su hermana desde que anunció que él sí asistiría a la boda de Rocío Carrasco, a la que no piensan acudir ni Gloria ni la propia hija de la novia, que vive en Málaga con su padre, Antonio David Flores, y no se habla con su madre desde hace años. Tampoco ha recibido la noticia con alegría la familia de Michu, que coincide en que «es una relación tóxica».

Mientras, la guerra mediática entre Gloria Camila y su «cuñada» sobrepasa ya los límites establecidos, hasta el punto de que aquélla ha llegado a afirmar que «ha ido a pillar a mi hermano porque sabe que le queda mucho dinero de la herencia de nuestra madre». Por su parte, el torero, que es un hombre muy religioso, se enconmienda al Santísimo cuando le hablan de su «nuera». Cree que forma parte del pasado más oscuro de su hijo y teme que éste recaiga en sus adicciones. No apuesta así lo más mínimo por esta relación, que tantos disgustos le produjo hace años. Considera además que su hijo tendría que haber esperado un tiempo para buscar la paternidad. Por lo menos hasta que su vida se estabilice del todo y acabe positivamente su tratamiento.

Michu responde lanzando un reto a su futuro suegro, a quien hace saber que si no la aceptan a ella es porque tampoco quieren a su hijo. La futura mamá, de 25 años, estudia por internet Recepión de Alojamientos Turísticos. Conoció a José Fernando hace cuatro en una discoteca del municipio gaditano de Arcos de la Frontera, su pueblo natal, y tras un tiempo juntos se separaron porque se dieron cuenta de que la relación no funcionaba. Pero el destino quiso que hace unos meses volvieran a encontrarse, cuando el hijo del torero se había rehabilitado por completo. Por el momento no hay planes de boda, si bien José Fernando ha dejado entrever que, si se casa, lo hará en la intimidad. Aunque, conociéndole, es difícil que rechace una jugosa exclusiva por las fotos.

Dolencia cardíaca

El hijo que esperan nacerá mediante una cesárea programada a los siete meses del embarazo, ya que Michu, al padecer una dolencia cardíaca, no podrá llevar a término la gestación. De momento se desconoce el sexo del bebé, aunque si es niña le llamarán María del Rocío y si es varón, José, como su padre, o Enrique, como su abuelo materno.

El chico parece vivir una época más centrada tras dejar atrás sus malos hábitos. Acude a un psicólogo y en septiembre se someterá a unas pruebas que determinen si realmente está rehabilitado. Por otra parte, también podría haber invertido parte del millón de euros heredado tras la muerte de su madre en un negocio de automóviles, convirtiéndose en socio de su padre y de su tío, Paco Ortega Cano. Se trata de un concesionario con taller propio en el que hace sus pinitos como mecánico, profesión que ha aprendido y le gusta.