Cuando Meghan volvió a vestirse de actriz

La duquesa hace guiños al cine con frecuentes «looks» inspirados en Audrey Hepburn y Angelina Jolie, entre otras.

La duquesa hace guiños al cine con frecuentes «looks» inspirados en Audrey Hepburn y Angelina Jolie, entre otras.

Dicen que el armario de Meghan Markle es poco británico. El hecho de que su predecesora mediática y cuñada, Kate Middleton, suela apostar por firmas del Reino Unido hace que aún nos estemos del todo acostumbrados a que una huésped de Buckingham ejerza de mecenas de diseñadores de todo el mundo (el canario Manolo Blahnik emerge con fuerza entre ellos). Sin embargo, los titulares que siguen prodigándose sobre el vigilado estilo de la duquesa de Sussex no se quedan, ni deberían quedarse, ahí. Porque más allá de la denominación de origen de las prendas o de los errores protocolarios que con ellas pueda cometer, están esos detalles de los que no siempre la Prensa se hace eco pero que sí merecen la pena referir. Por eso, en esta ocasión, más que poco británico, diremos que el ropero de Meghan es «de cine». Con frecuentes «looks» inspirados en las grandes de Hollywood, la ex actriz demuestra su vínculo con la industria que decidió abandonar por exigencias de palacio. La semana pasada, por ejemplo, pudimos verla en el campeonato de Wimbledon con un dos piezas que recordaba a uno mítico lucido en 1940 por Katharine Hepburn en «Historias de Filadelfia». En esta película la intérprete puso de moda entre las mujeres el pantalón «palazzo», una prenda que Meghan ha convertido en una de sus habituales y que para la citada ocasión combinó, al igual que Katharine, con una camisa.

«PRETTY WOMAN»

Y de una Hepburn a otra. En este caso, Audrey, con quien Markle fue comparada en su debut en las carreras de Ascot, donde lució un sombrero de Philip Treacy inspirado en el que la fallecida actriz llevó en el filme «My Fair Lady». Ese día, además, ambas fueron comparadas por el «power brow», es decir, por llevar las cejas oscuras y bien marcadas, tendencia de la que Audrey fue pionera y que Meghan no ha dudado rescatar.

Julia Roberts es otra de las actrices fetiche de la «royal». Lo pudimos comprobar a comienzos de este mes, cuando Markle asistió a su primer partido de polo con un vestido camel, de tipo camisero, que recordaba a uno muy parecido de Roberts en «Pretty Woman». Markle sustituyó los lunares por cuadrados, aunque ambas coinciden en el sombrero borsalino. Para su primer «look garçon» en público fue Angelina Jolie la inspiración de la duquesa, que se dejó ver en febrero con un traje de chaqueta y pantalón negro con camisa blanca, casi idéntico al que vistió la ex de Brad Pitt para los premios BAFTA de 2014.

Las inspiraciones cinéfilas no acaban aquí. Hay quienes incluso aseguran que el segundo traje que la estadounidense lució en el día de su boda, el ya icónico Stella McCartney blanco y de cuello «halter», estuvo inspirado en otro casi idéntico que la actriz Evan Rachel Wood llevó en uno de los capítulos de la segunda temporada de la serie «Westworld».