Actualidad

Guía para usar el smartphone en el extranjero

El final del «roaming» en la Unión europea no soluciona todos los problemas que podemos encontrarnos en vacaciones

El final del «roaming» en la Unión europea no soluciona todos los problemas que podemos encontrarnos en vacaciones

Publicidad

Cada vez viajamos más al extranjero, y por supuesto lo hacemos sin renunciar a nuestro smartphone. Pero el mismo terminal que nos permitirá mantenernos en contacto con la familia y amigos y facilitarnos la estancia en un lugar desconocido, puede darnos un dolor de cabeza en forma de factura telefónica. Estos consejos pueden ayudarnos a conseguir lo primero y evitar lo segundo.

Hace algo más de un año que la Comisión Europea suprimió el recargo que debíamos pagar por usar nuestro smartphone cuando nos movíamos por algún país de la Unión. Pero la desaparición del «roaming» no es ilimitada. Las operadoras aplican lo que denominan «política de uso razonable» para evitar abusos. Por ejemplo, si estás en algún país comunitario y haces un consumo masivo de datos, con numerosas descargas o viendo series sin parar, puedes recibir un toque de atención de tu operadora o cortarte el acceso. Si eres un «yonki» del internet móvil, te conviene consultar antes las condiciones con tu empresa de telefonía.

Si tu país de destino está fuera de la Unión Europea, el precio por las llamadas y los datos se dispara a la estratosfera. Algunas operadoras realizan ofertas a precios más asequibles, aunque siempre por encima de los que estamos acostumbrados, así que consúltalo. En cualquier caso, la alternativa más razonable suele ser adquirir una tarjeta SIM a algún operador local, con lo que disfrutarás de los mismos precios de conexión que los nacionales del país que visites y que en la mayoría de los casos serán similares a los de España. Eso sí, asegúrate de que el paquete que contratas es sin permanencia. Y, por supuesto, averigua en qué establecimientos o espacios públicos de tu destino hay redes wifi gratis para utilizarlas, especialmente cuando vayas a subir muchos archivos a tus perfiles sociales o a la nube.

En cuanto a las llamadas de voz que recibas desde España, deberás seguir pagando una parte del coste. Si consideras que no es importante, mejor no descuelgues o respóndele por alguna app de mensajería (si ya has resuelto el tema de los datos).

Publicidad

Recuerda también que numerosas aplicaciones y servicios online como Google Maps, traductores de idiomas o Spotify dan la opción de utilizarlos sin conexión, previa descarga de los mapas y diccionarios o con una suscripción premium. De esta forma podrás desenvolverte mejor en un país del que lo ignoras casi todo y seguir disfrutando de tu música preferida sin depender de internet.

Publicidad

La mejor alternativa

Cuando viajas fuera de la UE, el precio de las llamadas y los datos se dispara. Por eso, lo mejor es comprar una tarjeta SIM local