¿Por qué fallan los própositos que te haces en año nuevo?

Cada 31 de diciembre millones de personas formulan un propósito para el nuevo año. Puede que sea dejar de fumar, hacer más ejercicio, comer más sano, aprender inglés o beber menos alcohol.

Cada 31 de diciembre millones de personas formulan un propósito para el nuevo año. Puede que sea dejar de fumar, hacer más ejercicio, comer más sano, aprender inglés o beber menos alcohol. Sin embargo, las estadísticas indican que cuando llega febrero el 80 por ciento fracasa y vuelve a los hábitos de siempre. ¿Qué está pasando? La causa más común es poner objetivos poco realistas y sin un plan concreto. El propósito se ve como una cumbre inalcanzable y se abandona al primer contratiempo. En la práctica es mucho más efectivo empezar con algo pequeño y asequible, que nos proporcione una sensación de satisfacción por haberlo cumplido. Esto nos dará fuerzas para seguir. Por ejemplo, en lugar de ir al gimnasio cuatro veces por semana como nos propusimos, puede tener más sentido usar las escaleras todos los días en lugar del ascensor. Otro problema es esperar hasta el uno de enero. Si de verdad queremos cambiar, debemos hacerlo inmediatamente, de otro modo estamos procrastinando. No seamos como Felipe, el amigo de Mafalda en los cómics de Quino, que después de colgar un cuadro con la frase «No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy» declara con entusiasmo: «¡Mañana mismo empiezo!»

Se trata de plantearse objetivos realistas y no abandonar ante el primer contratiempo

El 80% de los propósitos que se plantean para el año nuevo fracasan sin remedio en febrero

Control de daños del alcohol

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo están asociadas indefectiblemente a tomar unas cuantas copas de más. El alcohol es tóxico para el organismo, pero nuestro cuerpo sabe cómo librarse de él. No en vano generamos de dos a tres gramos de alcohol todos los días por la simple fermentación de la comida en el sistema digestivo. El hígado está encargado de romper el etanol gracias a una enzima llamada alcohol deshidrogenasa, pero la capacidad de proceso es limitada. Si bebemos más de lo que el hígado es capaz de procesar, el alcohol en sangre sube, sube y sube. El truco está en darle tiempo al hígado para que haga su trabajo sin forzar. Un buen truco es alternar una copa de alcohol con un vaso de agua. De este modo evitaremos quitarnos la sed con alcohol y, además, mantendremos la hidratación recomendable, lo que nos evitará parte de la resaca. También es importante comer, ya que los alimentos hacen más lenta la absorción del alcohol. Por último, los alimentos antioxidantes proporcionan las vitaminas que necesitamos para procesar el alcohol, así que no te olvides de tomar verduras de hoja y fruta junto con tus comilonas navideñas. No se trata de reprimirse, sino de controlarse.

Alternar una copa de alcohol con un vaso de agua, comer alimentos antioxidantes...

10 horas transcurren hasta que eliminas totalmente el alcohol después de tomarte tres copas

Usa las pesas para subir tu testosterona de forma natural

La testosterona es conocida como la hormona sexual que hace que los hombres sean hombres, pero es menos sabido que también está presente en las mujeres, aunque en cantidades mucho menores. La testosterona se produce en grandes cantidades durante la adolescencia y a partir de los 30 años empieza a desaparecer a un ritmo de un 1 por ciento por año. Tanto en hombres como en mujeres, la testosterona es el elixir de la juventud: proporciona más músculo y menos grasa, mayor densidad en los huesos, mejores funciones cognitivas, mayor deseo sexual y, sobre todo, mejor estado de ánimo, ya que la falta de testosterona puede producir depresión. Aunque hay tratamientos para la deficiencia, podemos aumentar los niveles de forma natural, Además de asegurarnos de tomar nutrientes esenciales como vitamina D, ácidos grasos omega-3 y zinc, el ejercicio de resistencia con pesas es una forma natural de estimular al cuerpo a fabricar más testosterona. Funciona a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres. Bastan dos o tres sesiones por semana. También es imprescindible dormir las horas necesarias, ya que la testosterona se sintetiza de noche. Practicar sexo también hace que suban los niveles.

► 240 ng/dl son los niveles mínimos de testosterona libre en los hombres

A partir de los 30 años a testosterona desaparece a un ritmo de un 1 por ciento por año