El cepillo de los 3.000 euros

3.200 para ser exactos. Es el precio a pagar por lucir una sonrisa impecable gracias al cepillo dental más caro del mundo. Lo ha fabricado la compañía Reinast de la mano de dentistas y también de ingenieros. Está elaborado con titanio y lo cubre una infalible placa antibacteriana. Sus altísimos estándares de calidad convierten en el primer accesorio de estas características cuya vida útil no tiene límite. Máxima funcionalidad y elegante diseño se dan la mano para cuidar tu higiene bucal.