Lujo en el cielo

Reúne la amplitud, el lujo y el comfort necesario para dar calidez a un espacio aprovechable para el ocio o para el negocio durante el vuelo

Es el nuevo Bombardier Global 7000. Lo tiene todo, todo lo que se le puede pedir a un jet privado de altura. Reúne la amplitud, el lujo y el comfort necesario para dar calidez a un espacio aprovechable para el ocio o para el negocio durante el vuelo.

En primer lugar, cómodos asientos que rotan y se posicionan de la forma que se prefieran para no perder un detalle de la vista que se contempla desde las grandes ventanas, además de una amplia área estilo club para mantener reuniones si es el caso. En segundo lugar, cocina, y es que incorpora un delicioso servicio de catering para poder disfrutar de una comida o de una cena mientras se viaja sin escalas y a todo motor de un extremo a otro del mundo. En tercer lugar, una sala de cine para ver las películas o programas favoritos y, en cuarto, una gran suite principal con cama, en la que su ocupante podrá dormir a pierna suelta.

Por último, cómo no, potencia y velocidad. Cuenta con unos motores diseñados únicamente para este modelo, de alta eficiencia, que le permiten cubrir distancias de más de 13.000 kilómetros a una velocidad de crucero de casi 1.000 por hora. Eso sí, su interior es tan fascinante que puede que a los pasajeros no les apetezca llegar demasiado pronto a su destino.

La cabina más grande

El Bombardier Global 7000 cuenta con la cabina más amplia del mercado. De hecho, es la única que añade una cuarta zona en comparación con las tres habituales que hay en otras aeronaves del sector. Tiene casi veinte metros de longitud, dos y medio de ancho y dos de altura.