Titanio y tabaco

Solloshi se dedica al arte de trabajar el titanio. Sus accesorios son preciados en todo el mundo por su forma, por su uso y por su elevadísimo coste, y es que son limitadas piezas de coleccionista que están al alcance de muy pocos. En este caso, la firma presenta un portapuros que, además de darle un toque diferente al despacho con esa apariencia de cilindro de un revólver, funciona como humidor que preserva en perfecto estado cada uno de los cigarros. Existen solamente 77 ejemplares a razón de 10.000 euros cada unidad.