Crece la presión sobre Díaz por querer compatibilizar la Junta y el PSOE

El debate entre los candidatos socialistas evidenció que hay un amplio sector que le reclama dedicación exclusiva. En Andalucía, Cs aumenta sus críticas, como ya hacen PP y Podemos

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ayer, durante el debate de los candidatos socialistas
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ayer, durante el debate de los candidatos socialistas

El debate entre los candidatos socialistas evidenció que hay un amplio sector que le reclama dedicación exclusiva. En Andalucía, Cs aumenta sus críticas, como ya hacen PP y Podemos

Uno de los aspectos más polémicos de la candidatura de Susana Díaz a las primarias de su partido es su intención de compatibilizar la Secretaría general del PSOE con la Presidencia de la Junta de Andalucía. No hay ninguna norma que se lo impida pero, sin duda, su dedicación a ambos cargos no sería exclusiva. Ese asunto no pasó desapercibido ayer durante el debate entre los tres candidatos a liderar el PSOE. Tanto Patxi López como Pedro Sánchez se lo reprocharon en un momento del debate al tiempo que desde la comunidad, todos los partidos de la oposición, incluido Ciudadanos, ha subido el tono de sus críticas por su dedicación parcial a la Presidencia de la Junta.

En el PSOE nadie había elevado la voz contra la intención de Díaz de permanecer en la Presidencia de la Junta en el caso de que ganara las primarias. Lejos de ello, algunas voces que respaldan su candidatura, como el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, han defendido su intención de seguir presidiendo la comunidad más poblada de España y liderar el partido a nivel nacional. Sus rivales no lo ven así.

El que más claro se mostró fue Patxi López, que apuntó que el PSOE necesita un secretario general «25 horas al día. A jornada completa, no a media jornada». Fue el primero en reprocharle esa decisión porque supondría restar presencia al líder del partido en un momento delicado para los socialistas y recordó que él ni se lo planteó cuando fue presidente del País Vasco pese a que se lo pidieron en el Congreso que se celebró en Sevilla y en el que fue elegido Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Carme Chacón.

Pedro Sánchez también lo hizo y auguró que será una de los argumentos de los militantes para no respaldar su candidatura. El ex secretario general recordó el caso de María Dolores de Cospedal, que compaginó el cargo de secretaria general del PP con la Presidencia de Castilla La Mancha. Este hecho fue muy criticado por el PSOE, incluso un ex secretario general como Alfredo Pérez Rubalbaca –hoy alienado con Díaz–, pidió un «castigo electoral» para Cospedal en su región, por haber sido «una presidenta a tiempo parcial».

En el caso de que el domingo Díaz sea elegida secretaria general del PSOE, éste será uno de los argumentos recurrentes en los próximos meses, incluso desde dentro del PSOE.

En Andalucía ya lo lleva siendo desde hace meses, incluso antes de que Díaz anunciara formalmente su candidatura. Los plenos del Parlamento dan buena muestra de ello. La cuestión es, ¿cuánto tiempo podría aguantar la presidenta de la Junta esta situación si a partir de la noche del domingo se convierte en la secretaria general del principal partido de la oposición en España?

Ciudadanos, el partido que asegura la mayoría parlamentaria del PSOE, ha admitido –de momento– esa compatibilidad de la que ahora dudan en su propio partido. Pero hay indicios de que no lo ven tan claro. Marta Bosquet, diputada andaluza por Almería de la formación naranja, reclamó a Díaz «responsabilidad política» para que «tenga el pensamiento, las miras y la prioridad en Andalucía» puesto que en caso de no ser así «debería echarse a un lado». El partido que lidera Juan Marín ha dicho que el acuerdo firmado con el PSOE se hizo para que gobernara Susana Díaz y que cualquier cambio conllevaría una renegociación. Ahí el PSOE andaluz tendría otro frente, al ya de por sí complicado, de la sucesión al frente de la Junta y del PSOE andaluz.

El Partido Popular de Andalucía contempla desde hace semanas una segunda opción: que Díaz fracase en su intento de liderar el PSOE y regrese «a tiempo completo» a la Junta. «Andalucía no es segundo plato», repite Juanma Moreno, presidente del PP-A.

«Me preocupa que esa senda cada vez sea más pronunciada, con una presidencia vacante y una presidenta dedicada a los asuntos internos de su partido y muy poco dedicada a los asuntos que nos afectan a los andaluces», dijo ayer Moreno tras entrevistarse con el Defensor del Pueblo Andaluz. Los populares inciden en la idea de que Díaz ha iniciado «un viaje de no retorno», gane o pierda las primarias. «No se puede hacer una traición a los andaluces, cuando dijo que no se presentaría a las primarias, y que toda su dedicación sería a los andaluces, y finalmente opta a esas primarias, que no son cuestión de estas semanas, sino que lleva en las mismas bastante tiempo», insistió ayer.

Podemos e IU también han criticado públicamente la «desgana» de Díaz con respecto a los problemas propios de Andalucía, por su dedicación al PSOE. La formación morada sumó ayer un nuevo blanco de sus críticas: el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, por actuar «como trol», lanzando «mentiras y acusaciones inciertas» a Podemos en las redes sociales, para beneficiar la candidatura de Díaz. «Si no cumple su función como portavoz del Gobierno debe dimitir», reclamó el secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina.

Altos cargos de la Junta en el plató... y en las redes

El Gobierno andaluz estaba ampliamente representado en el debate de los candidatos socialistas. Susana Díaz compareció en Ferraz junto al portavoz de la Junta, Miguel Ángel Vázquez; y junto al secretarío general de la Presidencia, Máximo Díaz Cano. Por su parte, Pedro Sánchez también cuenta en su equipo con otro alto cargo de la Junta, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, actualmente director de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía. Durante el descanso de cinco minutos que se produjo en el último tercio del debate, tanto Díaz como Sánchez estuvieron intercambiando impresiones con los tres altos cargos. Igualmente, durante el transcurso de la cita –que se desarrolló entre las 12:15 y las 14:05 horas– numerosos altos cargos de la Administración andaluza estaban comentando su desarrollo en las redes sociales, como el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, o la consejera de Igualdad y Politicas Sociales, María José Sánchez Rubio.