Defensa unánime de la Semana Santa como «expresión cultural y religiosa»

La Razón
La RazónLa Razón

Podemos e IU se sumaron sin distinción a PSOE, PP y Ciudadanos en la declaración institucional en defensa del «respeto y la celebración en convivencia» de la Semana Santa en Andalucía. La Cámara autonómica mostró de forma unánime un «enérgico» rechazo a los incidentes registrados, principalmente en Málaga y Sevilla, con motivo de esta festividad, «actos vandálicos» para los que reclama una «respuesta ejemplarizante».

El Parlamento expresó de esta forma su «solidaridad con los heridos» y con las «cofradías y hermandades» que se vieron más afectadas. El manifiesto resalta que los responsables pusieron en peligro la integridad física de miles de personas y propiciaron escenas de pánico que pudieron terminar en verdaderas tragedias». Del mismo modo, reconoce «la labor desarrollada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Policía Local, los servicios sanitarios y Protección Civil; así como a la colaboración prestada por la ciudadanía en aras a esclarecer estos hechos».

Las posibles dudas sobre el respaldo de Podemos e IU, formaciones que abogan por un estado laico en toda la extensión de la palabra, se disiparon. La declaración, además, se apoyaba en el propio Estatuto andaluz: «La Semana Santa representa uno de los principales exponentes de nuestra cultura, de nuestra historia y de nuestro patrimonio artístico. Es una expresión cultural y religiosa conocida y reconocida a nivel internacional, lo cual la convierte, además, en generadora de empleo y riqueza para nuestros municipios durante los días de celebración de esta importante manifestación. Son días en los que los sentimientos de devoción religiosa y de exaltación de la fe discurren paralelos a los de la lógica admiración por contemplar y disfrutar de la extraordinaria riqueza cultural y artística, que va desde nuestra singular gastronomía hasta la profesionalidad y el buen hacer de las bandas de música que acompañan a imágenes y pasos de gran valor artístico», se detalla en la declaración.

«No hay justificación» para unos incidentes que dañan la imagen de una fiesta declarada en 1980 de Interés Turístico Internacional en Málaga y Sevilla y que en julio de 2006, la Administración autónoma declaró Fiesta de Interés Turístico en toda la comunidad.