Dejando huella. El SAS, los impuestos y la filantropía

Es indudable que la atención pública sanitaria no puede depender de donaciones esporádicas