El bipartito rectifica y pedirá ayuda al Gobierno para las deudas de 2013

Martínez Aguayo anuncia que Andalucía solicitará antes del lunes nuevos fondos del FLA

Imagen de Castro y Martínez Aguayo antes de entrar ambos en la Cámara
Imagen de Castro y Martínez Aguayo antes de entrar ambos en la Cámara

La Junta de Andalucía ha dado marcha atrás y pedirá al Gobierno central auxilio financiero para el año que viene después de que la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, anunciara ayer en el Parlamento que solicitará acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) antes del día 17. Así lo expresó pese a que el pasado lunes, la consejera de Presidencia, Susana Díaz, mostrara sus dudas a este respecto ya que todavía no se había cerrado el del ejercicio actual. De esta manera, pese a que el Gobierno andaluz mantiene sus críticas por el reparto de los fondos, volverá a pedir el rescate financiero al Ejecutivo de Rajoy, con el que aseguran mantienen conversaciones por otros 1.000 millones de euros más que esperan recibir antes de que acabe el año.

Sin embargo, durante su intervención, en la que señaló que la Junta y sus agencias han efectuado pagos a 30 de noviembre por valor de 27.152 millones de euros, se mostró muy crítica con el modelo del FLA, ya que mantiene que éste penaliza a las comunidades que mejor cumplen con su deuda, mientras que las que tienen más problemas para afrontar sus obligaciones tienen preferencia para acceder a estos fondos. Estas declaraciones iban directamente contra Cataluña y Valencia, pues se «llevan un montante más elevado por amortizaciones de deuda», recriminó.

A la par, mostró su sorpresa por la reciente decisión del Ministerio de Hacienda de no proceder a la operación de endeudamiento de Loterías para aportar 6.000 millones de euros al FLA, lo que dejará esa cantidad sin distribuir entre las comunidades. Aguayo recordó en la Cámara en varias ocasiones que el Gobierno se ha quedado muy lejos en su aportación de los 4.906 millones reclamados desde Andalucía, puesto que sólo han llegado hasta el momento a 2.133 millones. Se trata del mismo argumento esgrimido por el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, quien recientemente acusó a Rajoy de «torpedear y boicotear» a la comunidad con un reparto «discriminatorio». Así, insistió en que se trata de un mecanismo que debe ser «mejorado» en tanto que se «estigmatiza» a las comunidades que se adhieren a él, ya que se lanza un «mensaje incorrecto de su significado como fondo de rescate autonómico», lo que provoca «un injusto deterioro de la imagen de las regiones». Con este argumento, trató de justificar la falta de credibilidad del Ejecutivo andaluz ante los mercados. Con todo ello, Martínez Aguayo reflejó un doble discurso en el sentido de que por un lado anunciaba su adhesión al FLA debido a la imposibilidad de hacer frente a los pagos mientras que por otro seguía describiendo los fallos «de un mecanismo que no es fino» al que volverá a acudir para poder hacer frente a las cuentas del año que viene.

Un doble rasero manifestado habitualmente por el Gobierno de Griñán que ha defendido que desde el Ejecutivo del PP se trata de castigar a los andaluces por no gobernar en la comunidad. Mientras, desde el PP-A, Rafael Carmona, le recordó que Mariano Rajoy «nos está salvando la vida».