El fraude de los cursos obliga a dimitir al alcalde de Punta

Rodríguez Nevado comunica su «paso atrás» en un audio enviado a los medios e insiste en que «no ha cometido acto ilegal alguno»

El socialista Gonzalo Rodríguez Nevado
El socialista Gonzalo Rodríguez Nevado

Hay señalamientos que son tozudos. El alcalde de Punta Umbría (Huelva), el socialista Gonzalo Rodríguez Nevado, dimitió ayer de su cargo, meses después de que el pasado verano declarara ante la Policía en el ámbito de la «Operación Eduende» ligada al presunto fraude en los cursos de formación que investigan varios juzgados de la comunidad. La «presión política», la «utilización partidista», el «daño» a su familia y, sobre todo, «tratar de evitar cualquier perjuicio, alteración o injerencia en el Ayuntamiento» y al equipo de gobierno que lo dirije, han sido las razones que lo han «obligado» a «dar un paso atrás y dejar la Alcaldía», según explica en un audio, adjunto a un e-mail, que remitió a los medios de comunicación.

No ha amagado sin dar, pese a que siempre ha negado tener alguna responsabilidad penal, y su paso conlleva dejar también la Presidencia de la Mancomunidad de Servicios de Huelva (MAS), puesto que ocupaba desde septiembre de 2011 y para el que fue reelegido en julio. Pero lo ha hecho tras haber sido citado a declarar en el juzgado de Huelva en calidad de investigado –antes imputado– y en la comisión de investigación creada en el Parlamento andaluz en torno a las actividades formativas financiadas con cargo a los presupuestos del Gobierno autonómico.

En su comunicado auditivo, Rodríguez Nevado insiste en la versión que ya en su día transmitió a los investigadores: su relación con la «empresa familiar» implicada en la trama de los cursos, El Paraíso de la Dehesa, había finalizado antes de acceder a la Alcaldía de Punta Umbría, en la que ha permanecido nueve años. Asevera que en abril de 2007 delegó la administración de la misma y desde esa fecha apoderó a un familiar para que se ocupara de ella con el fin de poder dedicarse en exclusiva a sus tareas de alcalde.

El socialista sostiene que su decisión ha sido «muy difícil» y un «sacrificio personal» y confía en que al final «quede demostrado» que «no ha cometido acto ilegal alguno». De momento, tendrá que dar explicaciones de los hechos en sede judicial y parlamentaria.

La noticia motivó múltiples reacciones en la arena política.

Cascada de reacciones

El portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, enmarcó la salida de Rodríguez Nevado en la categoría de una decisión personal tomada «para defenderse», sin más «que valorar». Para el PP, en cambio, sí había más que añadir. De hecho, su portavoz en la Cámara regional, Carmen Crespo, exigió a la presidenta de la Junta y secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, que dé explicaciones por la dimisión de este alcalde y por la del ex interventor general del Gobierno regional Adolfo García Fernández, también días después de aprobarse que tendría que desfilar por la comisión de investigación.

Para el presidente y portavoz del Grupo Parlamentario de Ciudadanos (C’s), Juan Marín, el paso dado por Nevado es «positivo». «Llevamos unos días de muchas dimisiones y eso a nivel de comunidad es un buen síntoma», apuntó, en alusión de nuevo a la del ex interventor general.

Por su parte, la portavoz adjunta de IULV-CA en el Parlamento, Elena Cortés, no dudó en vincular la marcha del ex alcalde con su citación a la comisión de investigación. «Parece que hemos tocado y hundido», deslizó. Un movimiento que para la secretaria general de Podemos en la comunidad, Teresa Rodríguez, es «lo más recomendable hasta que se delimiten responsabilidades», por las sospechas existentes. Con todo, el socialista señalado dejó claro en su audio que espera que «el tiempo y la Justicia» ponga «a cada cual en su sitio». El suyo se verá.