Política

El imposible de Cs: supedita las cuentas a suprimir los aforamientos

Atender las medidas de regeneración democrática implican cambiar el Estatuto sin tiempo material

Susana Díaz recibió en San Telmo a participantes en los campos de voluntariado juvenil / Foto: Efe
Susana Díaz recibió en San Telmo a participantes en los campos de voluntariado juvenil / Foto: Efe

Juan Marín no es un lobo feroz, pero el cuento de Ciudadanos se repite ya demasiadas veces. Tantas que el PSOE-A vive tan ricamente. El líder de la formación naranja afirmó ayer que no negociará el presupuesto de 2019 sin Susana Díaz no cumple con la supresión de aforamientos, la reforma del Reglamento del Parlamento o la reforma de la ley electoral andaluza. Primero lo condicionó a una nueva bajada del tramo autonómico del IRPF y luego a una mejora de la ejecución de las cuentas actuales. El órdago ahora, de cumplirse, bloquearía la negociación porque las iniciativas de regeneración democrática solicitadas llevan implícitas una modificación del Estatuto de Autonomía que a su vez requiere un proceso temporal dilatado. Una petición imposible a corto-medio plazo.

La queja de Marín es que los socialistas «no quieren hablar y no están cumpliendo» en esa materia. «La parte fácil de los acuerdos es la presupuestaria, pero lo que nos interesa realmente es qué va a pasar con Andalucía, si va a seguir habiendo andaluces de primera y de segunda ante la justicia, si el voto de todos los andaluces va a valor igual o si se van a acabar los privilegios de la clase política», indicó Marín.

Cs tensa la cuerda «exigiendo» el cumplimiento del pacto de investidura. «Hay que cumplir lo que se firma», insistió el líder de la formación en Andalucía. La distensión en forma de plazos se ha repetido otras veces –Marín lo llama «infinita paciencia»– durante una legislatura que la presidenta de la Junta puede dar por acabada de un día para otro. El PSOE «no quiere hablar» de regeneración democrática y «sólo se han dato patadas hacia adelante».

Precisamente, y pese a mostrarse siempre partidario de agotar la legislatura, Marín criticó que Díaz «juegue al despiste» con un posible adelanto electoral que a estas alturas sería «técnico». «Le dará al botón cuando menos esperamos», añadió.

Desde el PP, Juanma Moreno también acusa a Díaz de «jugar con Andalucía» porque la «ambigüedad» actual «la vamos a pagar caro en términos de crecimiento económico y de creación de empleo».

Podemos tiende la mano a Díaz

Podemos tendió ayer la mano al PSO para negociar el Presupuesto andaluz con el objetivo de que salgan adelante unas cuentas que «piensen en la mayoría y no solo en los más ricos», como cree que ha ocurrido en virtud de los acuerdos con Cs, un partido al que reprochó su «hipocresía» al hablar de medidas para la regeneración democrática.