Toros

“El Juli” y el toro “Orgullito” copan los premios de la Feria de Abril

El jurado de la Real Maestranza considera al diestro madrileño triunfador y el autor de la mejor faena al toro del indulto

El Juli, junto al ganadero de Garcigrande en la tarde del indulto
El Juli, junto al ganadero de Garcigrande en la tarde del indulto

La tarde del indulto en Sevilla ha copado los principales premios que otorgan los jurados calificadores. El de la Real Maestranza de Caballería que se reunió ayer ha elevado al «Juli» a triunfador de la feria, además de otorgarle el premio a la mejor faena. El toro «Orgullito» de la ganadería de Garcigrande –el hierro triunfador– fue considerado asimismo como el toro más bravo del serial.

La faena del «Juli» con «Orgullito» el pasado 16 de abril, en el arranque de la semana de Farolillos, forma ya parte de la historia del toreo. El diestro madrileño lo indultó después de cortar dos orejas en su primer toro. Fue su quinta Puerta del Príncipe en un año en el que cumplirá dos décadas como matador de toros. «Orgullito» fue de menos a más en la muleta hasta acabar embistiendo sin descanso. El público pidió de manera unánime que le perdonaran la vida y al presidente, Pepe Luque, no le quedó otro camino que mostrar el pañuelo naranja. «Orgullito» se une a la nómina de otros toros indultados como «Laborioso», un novillo de Albaserrada que toreó Rafael Astola en los años sesenta; «Arrojado», el toro de Núñez del Cuvillo indultado hace siete años por José María Manzanares; y «Cobradiezmos», de la ganadería de Victorino Martín al que se enfrentó Manuel Escribano y que pasta libremente en el campo desde el año 2016.

Otros premios otorgados por la Real Maestranza fueron al mejor toreo de capa, que recayó en Manuel Escribano; y a la mejor estocada, José María Manzanares. Por otra parte, el rejoneador triunfador fue Andrés Romero.

En cuanto a las cuadrillas, el premio a la mejor actuación como picador se lo llevó Paco María. El mejor torero de plata en banderillas fue Curro Javier, mientras que el premio a la mejor labor en la brega de capote le correspondió a José Chacón.

El ciclo continuado se cerró el domingo con la tradicional corrida de Miura en la que se enfrentaron mano a mano Manuel Escribano y Pepe Moral. El diestro de Los Palacios cortó dos orejas que se suman a otra en la corrida de Las Ramblas. Ha sido por tanto uno de los toreros más destacados de la feria. Entre los diestros sevillanos también brilló Pablo Aguado. Cortó una oreja que pudieron ser dos si no falla con la espada. Más allá de los trofeos, el diestro hispalense ha sido probablemente una de las sorpresas más gratas de lo que llevamos de abono por su pureza y su actitud en la tarde de los «torrestrellas».

José María Manzanares cortó también tres orejas en las tres tardes que tuvo a lo largo de la feria. Dos en la corrida de Núñez del Cuvillo, en la que desarrolló su faena más redonda y otra más a un toro de Juan Pedro Domecq.

Además de Manzanares, los otros dos pilares de la feria eran el peruano Andrés Roca Rey y Alejandro Talavante. El primero destacó con una oreja el Domingo de Resurrección, tarde en la que realizó su faena más importante a un toro de Victoriano del Río. Le pidieron las dos orejas pero el presidente otorgó finalmente una. Talavante prolongó en Sevilla la irregularidad de la última temporada. Sus naturales a un toro de Núñez del Cuvillo al que cortó una oreja fue su sello en la feria. Cortó también una oreja por una faena inteligente a un toro de García Jiménez. Además de Núñez del Cuvillo y Garcigrande destacaron por su juego otras ganaderías como El Pilar, la Palmosilla y las Ramblas. Pincharon hierros estrella como Jandilla, Victorino y Juan Pedro Domecq.