El malestar por el plan del verano del SAS pasa de la costa al interior

A las protestas sindicales en Málaga se suman ahora las que anuncian desde Marea Blanca en Sevilla por la merma de servicios en vacaciones

La figura del consejero de Sanidad, Aquilino Alonso, continúa sufriendo un desgaste diario
La figura del consejero de Sanidad, Aquilino Alonso, continúa sufriendo un desgaste diario

A las protestas sindicales en Málaga se suman ahora las que anuncian desde Marea Blanca en Sevilla por la merma de servicios en vacaciones

Las secciones sanitarias de CC OO, UGT, el sindicato de enfermería Satse, CSIF, Sindicato Médico y USAE se concentraron ayer ante el Hospital Clínico para exigir al Servicio Andaluz de Salud (SAS) que cumpla al completo el «Plan Costa», el acuerdo alcanzado en marzo entre la Junta y las centrales de Málaga para cubrir el 100% de las sustituciones de verano y no cerrar camas, unidades ni quirófanos durante la temporada.

En la concentración, a la que asistieron representantes de todas las secciones sanitarias de los sindicatos, se recordó en un manifiesto todos los acuerdos alcanzados con el gerente del SAS, Mariano Marín, que incluían el propio «Plan Costa»; recuperar todas las plazas amortizadas por la tasa de reposición «y que en Málaga ha supuesto una reducción de 2.250 profesionales en cuatro años»; un plan de infraestructuras sanitarias para Málaga, con un nuevo hospital que aglutine todos los pabellones del actual Regional y una infraestructura en la zona este de la capital.

«Han jugado con nuestra buena voluntad, y vamos a tener un verano como los previos, como siempre: árido de contrataciones», dijeron. Por ello, los sindicatos continúan así con su calendario de movilizaciones «hasta que no tengamos un compromiso formal de la Consejería de Salud donde poder negociar todos los déficits sanitarios que arrastra Málaga». Está prevista una nueva concentración para el jueves, 8 de junio, frente a la Delegación de Salud; y una manifestación el domingo 11 de junio.

Por su parte, Marea Blanca en Sevilla alertó ayer de que «las ya de por sí mermadas plantillas de los hospitales públicos volverán a verse recortadas en las próximas semanas a consecuencia de las inminentes vacaciones de verano», al tiempo que temieron que, como en años anteriores, «esta reducción de plantillas se traduzca en el cierre de alas de los hospitales, disminución del número de camas disponibles y saturación en general de los servicios sanitarios debido a que tanto en hospitales como en centros de salud habrá menos personal». Marea Blanca consideró la situación «de extrema gravedad» y por esta razón se plantea llevar a cabo movilizaciones ante los tres hospitales del SAS de la ciudad (Virgen del Rocío, Virgen Macarena y Virgen de Valme), a las que espera que se sumen numerosos trabajadores sanitarios y ciudadanos en general.

La plataforma pretende denunciar la actual situación «de colapso y masificación de las urgencias», que «está provocando, con cada vez más frecuencia, situaciones de evidente falta de recursos en el área de Observación y que se acumulen personas en los pasillos que esperan disponer de cama en una planta del hospital». «La falta de personal –continua– se agudiza los meses de verano», ya que, como consecuencia de la política «de ajuste económico y los recortes, no se suplen las bajas ni los permisos por vacaciones de la plantilla, ni en los hospitales ni en los centros de salud». «Esto agrava aún más la ya de por sí grave situación de las urgencias y provoca un incremento de las listas de espera», asegura.

Por ello, Marea Blanca realiza un llamamiento a la ciudadanía en general y a los trabajadores sanitarios especialmente para que «se sumen a las movilizaciones.