El sustituto de Torrijos toma posesión apostando por la República

Pleno del Ayuntamiento con Jose Manuel Garcia
Pleno del Ayuntamiento con Jose Manuel Garcia

Haciendo un alegato por la República y saltándose el protocolo habitual en las tomas de posesión de los concejales. El nuevo portavoz municipal de IU en el Ayuntamiento de Sevilla, José Manuel García, tomó ayer posesión de su acta de edil remarcando su compromiso con la democracia «real, participativa, laica y republicana». García portaba un pin de la bandera tricolor en la solapa de su chaqueta, por lo que no quiso desligar su ideología del mensaje que tradicionalmente se lee en las tomas de posesión con una mano sobre un ejemplar de la Constitución. Eso sí, prometiendo su cargo –y no jurando– con «lealtad al jefe del Estado» –y no al Rey–. García vuelve al Ayuntamiento sevillano para sustituir a Antonio Rodrigo Torrijos, que oficializó su marcha el pasado 13 de enero a raíz de su imputación en el «caso Mercasevilla» y de las irregularidades detectadas en la Fundación DeSevilla.

En cuanto al Pleno celebrado ayer, se aprobó la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para posibilitar la construcción de viviendas sociales en sendos solares ubicados en la barriada de Guadaíra y en la zona de la Fábrica de Contadores, aunque esta última promoción también tendrá viviendas de renta libre. Igualmente, se aprobó inicialmente la nueva ordenanza del taxi, con el voto favorable del PP y la abstención de PSOE y de IU. En este marco, el delegado de Movilidad, Juan Bueno, mostró su interés en que la norma cuente con el «máximo acuerdo en todos los puntos» de la ordenanza, esperando que se pronuncie el consejo rector del taxi antes de su aprobación final. Entre otros aspectos, el texto recoge la obligatoriedad de que los taxistas tengan nociones básicas de inglés y fija indicaciones en relación a la vestimenta de los conductores y las condiciones de los coches.

Por otra parte, se rechazó la propuesta socialista de crear un tribunal de transparencia y la moción contraria a la ley del aborto, así como las iniciativas planteadas por IU para solicitar al Estado el rescate de la AP-4 y a la Junta de Andalucía la puesta en marcha de un impuesto de grandes superficies.