Eslava Galán: «Procuro seguir los dictámenes de la Roma andaluza: instruir deleitando»

Juan Eslava Galán
Juan Eslava Galán

«Creo que la lectura y la escritura nos permiten ensanchar la vida, ya que alargarla no podemos, y que, junto con la música, la amistad y el amor, constituyen las formas de relativa felicidad a la que podemos aspirar los que no creemos en otra cosa». Así resume Juan Eslava Galán sus principios, que no son otros que los del humanismo y el constante aprendizaje. Natural de Arjona (Jaén), su novela «En busca del unicornio», con la que ganó el Premio Planeta en 1987, impulsó notablemente su carrera literaria. Se declara un apasionado de la Edad Media, como puede comprobarse por la temática de su obra. Su bibliografía comprende más de 50 libros y ensayos, entre los que destacan sus muy irónicas «Historia de España contada para escépticos» y «El catolicismo explicado a las ovejas», entre otros muchos títulos.

Su libro reciente de mayor éxito es «Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie», que narra los sucesos más relevantes del conflicto fratricida español a medio camino entre la crónica periodística y la novela histórica.

Eslava Galán agradece a LA RAZÓN la concesión del Premio Imagen de Andalucía en la modalidad de Excelencia. «Es un gran honor para mí recibir siempre un premio de mi tierra. Esto quiere decir que no me olvidan, Yo procuro no olvidarla a ella, a pesar de que siempre ando muy lejos».

Andalucía está presente en su obra, tanto su historia como su cultura tan rica y diversa. «El andaluz no necesita mucho predicamento. Andalucía ya de por sí tiene un cárácter», asegura. «No tenemos que fingir que somos una nacionalidad». Sin embargo, se atreve a trazar un perfil del carácter andaluz: «Somos gente pacífica, ingeniosa, muy trabajadora y hemos tenido ciertas desgracias históricas de las que vamos a procurar ir saliendo siempre que podamos y nos dejen».

Andalucía, en definitiva, le ha enseñado «todo». «A trabajar, a ser persona, a tener en cuenta a los demás y, sobre todo, un gran amor a mi tierra». Eslava Galán se muestra «muy de acuerdo» con el lema de la comunidad autónoma –«Andalucía por sí, para España y la Humanidad»–, porque «insiste en la idea de abrirnos al exterior, una de las peculiaridades que los andaluces no debemos perder nunca».

El sentido del humor también está latente en su producción literaria. «En Jaén tenemos un sentido del humor que se basa especialmente en la sorna. Es un humor subterráneo, del que he bebido en mi infancia y juventud». Reconoce que tiene unos lectores «muy fieles» que son «como mis amigos». «Procuro seguir los dictámentes de la Roma andaluza: instruir deleitando», señala.

¿El destino de Andalucía? «Va a ser lo que queramos hacer de ella». Eslava Galán defiende que es una tierra «rica y con grandes posibilidades», pero el andaluz «se debe poner en camino». «Ganivet decía que tenemos lo esencial, el hombre, pero hay que ponerlo manos a la obra».