Granada pasa del cambio de Gobierno al bloqueo

El nuevo regidor socialista, incapaz de sacar adelante en su primer pleno una propuesta para reducir los cargos directivos

Francisco Cuenca (PSOE) es el nuevo alcalde de Granada desde el pasado cinco de mayo
Francisco Cuenca (PSOE) es el nuevo alcalde de Granada desde el pasado cinco de mayo

El nuevo regidor socialista, incapaz de sacar adelante en su primer pleno una propuesta para reducir los cargos directivos.

El equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Granada, del PSOE, no logró ayer recabar la mayoría absoluta que necesitaba para sacar adelante en pleno su propuesta para los niveles esenciales de la organización municipal, que suponía la reducción de cargos directivos. Hay que recordar que el pasado 5 de mayo se produjo un cambio de Gobierno en la Alcaldía. IU, Podemos y Ciudadanos votaron al candidato socialista Francisco Cuenca, que se convirtió en el nuevo regidor de la ciudad. Tras las elecciones municipales, C’s apoyó a José Torres Hurtado (PP), que fue detenido junto a la ex edil de Urbanismo en la «Operación Nazarí».

La medida abordada ayer suponía reducir de ocho a diez los coordinadores y de diez a nueve los directores generales, con el consecuente ahorro, pero finalmente sólo ha sido respalda por los doce votos de PSOE y Ciudadanos, frente a las 15 abstenciones que han aglutinado el resto de grupos (PP, Vamos Granada –formación bajo el paraguas de Podemos– e IU). El de ayer era el primer pleno presidido por el nuevo alcalde socialista.

El concejal de Economía y portavoz del equipo de gobierno local, Baldomero Oliver (PSOE), se mostró «perplejo» con las abstenciones de los citados partidos, lo que impidió, según dijo, que el Ayuntamiento cuente con los coordinadores y directores generales «estrictamente necesarios».

Así, se refirió a la «paradoja» que supone que haya más órganos directivos y un mayor número de cargos de libre designación de los que el propio equipo de gobierno había planteado, al tiempo que instó al PP a entender «que ya no está en el Gobierno» y al resto de formaciones, que no han entrado en él.

Así, defendió la necesidad de que el equipo de gobierno tenga «margen» para trabajar y avanzó su pretensión de volver a plantear el asunto en próximos plenos, bajo el convencimiento de que el sentido del voto de los distintos partidos que no han apoyado la propuesta ha estado vinculado con las próximas elecciones generales.

Desde el grupo municipal del PP hicieron hincapié en el hecho de que Vamos Granada e IU, que apoyaron al socialista Francisco Cuenca en su elección como alcalde, no hayan respaldado los niveles básicos de la organización municipal, lo que a su entender evidencia «cómo va a ir la ciudad» en el presente mandato.

Los populares optaron por abstenerse en este punto afirmando que no se van a meter en cómo el PSOE va a organizar su Gobierno, aunque instaron a este partido a «negociar más» con quienes favorecieron el cambio de signo político o de lo contrario «se paralizará la ciudad».

Ciudadanos sí apoyó la propuesta de los socialistas, aunque reclamó una modificación «urgente» del Reglamento Orgánico Municipal (ROM), para solucionar muchas de las cuestiones que a este respecto plantean los grupos, advirtiendo de que estarán vigilantes para que esto se cumpla.

El nuevo equipo de Gobierno dio cuenta de informes de Intervención que alertan –según expusieron– de una quiebra técnica, por lo que presentarán un nuevo plan de saneamiento de las cuentas municipales. El pleno sirvió para escenificar la nueva configuración municipal.