Gustavo Cuéllar, alcalde de Moguer: «Es trascendental que la Junta nos dé autonomía para conservar Doñana»

Tras ocho años aspira a reeditar su mandato y asegura que «la gente ha perdido el miedo a hablar, cuando eso en política era un tabú en los pueblos»

Gustavo Cuéllar opta a la reelección tras dos legislaturas como alcalde / Foto: José Luis Domínguez
Gustavo Cuéllar opta a la reelección tras dos legislaturas como alcalde / Foto: José Luis Domínguez

Tras ocho años aspira a reeditar su mandato y asegura que «la gente ha perdido el miedo a hablar, cuando eso en política era un tabú en los pueblos»

En su segundo mandato sacó mayoría absoluta y aun así incluyó a un concejal de otro partido en su Gobierno. Es extraño en política, donde los partidos parecen hablarse solo cuando se necesitan.

Moguer es un pueblo donde existe bastante diversificación no solo en lo económico, sino en lo geográfico. Hay dos núcleos principales, Mazagón y Moguer, en total 22.000 habitantes más la población de la campaña agrícola y el verano.

Son dos pueblos en uno...

Claro. Entonces, vamos a ser políticamente realistas y eficientes. Gobernar con mayoría absoluta no significa tener un rodillo y hacer lo que cada uno quiera. Ese grupo, Avema, tiene que ser escuchado por legitimidad democrática.

De cara al domingo, ¿le inquietan los resultados que puedan cosechar mensajes extremistas? En las generales Vox se situó como tercera fuerza en el municipio.

Trasladar los datos de la política en ámbito general o autonómico a lo local es algo que utilizamos los políticos solo si nos conviene. Es algo curioso. Esa inercia existe, pero es cierto que la tendencia de voto en los municipios es muy personalizada. Aquí es un cuerpo a cuerpo. Los resultados del domingo responderán a si los ciudadanos están contentos o no, al margen de los resultados generales o autonómicos.

¿Qué le llega de sus vecinos?

Hasta el momento nos trasladan ilusión y confianza. Nos hablan abiertamente, tanto en público como en privado, cosa que me sorprende mucho, que la gente haya perdido el miedo a hablar, a transmitir que las cosas están bien o mal hechas, cuando eso en política era un tabú en los pueblos hasta hace poco. En Moguer hemos pasado a unos niveles distintos a los de hace ocho años: en términos de de turismo hemos multiplicado casi por cuatro las visitas; hemos rebajado la deuda en casi 18 millones; en infraestructuras hemos aumentado la inversión un 300% y hemos podido bajar los impuestos. Todo eso se ha palpado. Somos un municipio con un 6,9% de desempleo, rozamos el pleno empleo.

¿Se lo deben casi todo a la agricultura?

Había una parte de paro estructural, del 4 ó 5%, pero hemos conseguido diversificar nuestro tejido empresarial a lo cultural y a lo turístico, a través de Juan Ramón y el descubrimiento de América.

¿Se mira suficiente a Moguer como cuna de uno de nuestros grandes escritores?

Hubo un antes y un después del año 2014, cuando celebramos el centenario de Platero. Moguer se consolidó como una de las casas museo más importantes de España. Nuestro producto interior bruto creció a través de Juan Ramón, de «Platero y yo» y de Zenobia.

¿Cómo puede garantizarse que un incendio como el de hace dos años en Doñana no se repita?

Eso es una guerra que tenemos abierta los ayuntamientos. Nosotros le planteamos desde el minuto uno a la Junta la limpieza y mantenimiento del monte público. Nuestra ambición es alcanzar unas 700 u 800 hectáreas por año; frente a ello, la Junta en sus planes de aprovechamiento contempla para Moguer entre 400 y 500. Hay una diferencia enorme de unas hectáreas que podían haber estado limpias. Para nosotros es trascendental que nos dé cierta autonomía para poner en marcha políticas de mantenimiento y conservación forestal. Llevamos negociando muchos años con la Junta y no terminamos de verle la luz a este asunto.

¿Habría sido menor el impacto si la zona estuviera mejor conservada?

Yo estoy casi seguro de que sí. A dos años vista nos vamos a dar cuenta de que el trabajo fue muy duro pero que el fuego se controló. Habíamos pasado hacía días el incendio de Portugal, de las mismas dimensiones y con las mismas condiciones, y la diferencia fue notabilísima. En Andalucía estábamos preparados para combatirlo.

En estos años ha habido abusos a temporeras extranjeras en el campo. ¿Cómo se está protegiendo a esas mujeres?

Es un tema especialmente sensible que está en vía judicial y sería un inconsciente si entrara a valorarlo. Obviamente no se puede criminalizar a un sector por el comportamiento de algunos indeseables. Hay un protocolo firmado del sector con las administraciones que responde a la garantía del respeto absoluto a las trabajadoras.

El PSOE gobierna en Andalucía en seis de las ocho diputaciones, ¿confía en mantenerlas?

Le voy a hacer una valoración muy personal: la fortaleza de las provincias en torno al PSOE es manifiesta porque somos el partido que más se parece a la ciudadanía. Cuando el poder te lo da la ciudadanía es porque sabe que conoces perfectamente el ámbito en el que vives. Eso el PSOE sigue haciéndolo muy bien, por ello hay una expectativa agradable en torno a la consecución de las diputaciones.