Política

Invercaria, al servicio del PSOE

La Razón
La RazónLa Razón

El juzgado de Instrucción 16 de Sevilla prosigue con paso firme su investigación sobre las presuntas irregularidades en la sociedad de capital riesgo Invercaria. La nueva solicitud de información no hace más que confirmar que el caso sigue cogiendo peso. La decisión de incorporar las grabaciones de audio aportadas por Cristóbal Cantos puede añadir otros elementos de prueba. Mientras la Justicia prosigue su trabajo, sorprende el silencio de la Junta. Durante la sesión de control al Gobierno, el diputado del PP Rafael Salas le reprochó al consejero de Economía, Innovación y Empleo que el Ejecutivo andaluz está «ocultando» información a su Grupo, pese a que el reglamento de la Cámara está de su parte. La única defensa de Ávila fue que no se ha detectado «ninguna ilegalidad» en Invercaria, pese a que la instrucción judicial avanza. La decisión de su Consejería de «desmontar» la sociedad de capital riesgo es otro síntoma de querer «enterrar» cualquier caso incómodo. Y éste lo es. La burda maniobra no puede impedir que se depuren responsabilidades. Durante su intervención, Salas definió a Invercaria como un instrumento para beneficiar «a los amigos ricos del PSOE». No son «criaturitas», como en el caso de los ERE. Son ilustres empresas, como Operador Aéreo Andaluz, que han obtenido financiación y apoyo público en circunstancias cuando menos opacas. De nuevo, otra vez, IU debe decidir si tapar las vergüenzas de su socio o aclarar las numerosas sospechas que se ciernen sobre esta sociedad pública. Aquí no hay prejubilados de buena fe afectados, sino fondos públicos dilapidados de forma poco diligente.