Los partidos siguen con la pugna por la apropiación del 4D

Susana Díaz reivindica que socialismo y nacionalismo es «incompatible» y Juanma Moreno pide «autocrítica» y «evaluar las metas» tras 40 años

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ayer en Málaga
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ayer en Málaga

Susana Díaz reivindica que socialismo y nacionalismo es «incompatible» y Juanma Moreno pide «autocrítica» y «evaluar las metas» tras 40 años

Los partidos andaluces, salvo Ciudadanos –en consonancia con su proyecto centralista–, con mayor o menor convencimiento y con la vista puesta en parte en el posible rédito electoral, continúan enarbolando la bandera andaluza con motivo del aniversario del 4D. La presidenta, Susana Díaz, reivindicó ayer que socialismo y nacionalismo son ideologías «incompatibles» y defendió la voluntad de los socialistas de propiciar la «igualdad» que otros no buscan.

Durante un acto conmemorativo del 40 aniversario del 4 de diciembre en Málaga al que asistieron los ex presidentes Rafael Escudero y José Rodríguez de Borbolla, abundó en su convencimiento de que los nacionalismos «son de derechas siempre» al argumentar que buscan levantar fronteras frente a la actitud de los socialistas que «las eliminamos». «Siempre son de derecha, se pongan como se pongan», insistió la dirigente socialista para afirmar que «todavía hoy con el rabillo del ojo se mira aquel 28 de febrero y se busca ahí la culpa de la insolidaridad egoísta de un nacionalismo que siempre será de derechas, se pongan las siglas que se pongan». En este punto, advirtió de que «no vamos a permitir que nadie reescriba la historia de Andalucía para robarnos nuestro futuro». «No tengo que atacar a nadie para defender a mi tierra, sólo pido igualdad», exclamó Díaz para reivindicar al Gobierno «que se comporte como una buen padre y madre de familia y que le dé a todos los hijos las garantías de poder llegar al límite de sus posibilidades». En presencia de unos tres mil afiliados y simpatizantes de su partido, la secretaria general del PSOE andaluz insistió en que «para nosotros todos somos iguales y lucharemos por ello». Díaz reclamó «una reforma sin privilegios, sin agravios», que sea «para todos». La dirigente socialista hizo un llamamiento a la izquierda «andaluza, política y sindical, a los que militan en la cultura y en todos los sectores sociales para que no olviden que todos son herederos del 4D y del 28F». Aludió además a la Constitución, para dejar claro que «si hay urgencia para aprobar eso no se puede abandonar en el camino al resto de millones de ciudadanos en este país, especialmente, Andalucía».

Por su parte, el presidente del PP-A, Juanma Moreno, señaló ayer ante las celebraciones con motivo de la conmemoración del 40 aniversario del 4D, que el PP celebra hoy en Málaga, que es también un «momento para la autocrítica», y para ver los «40 años también de gobierno socialista» en la región, de cara a «debatir» si durante este tiempo «hemos conseguido las metas que nos propusimos». Antes de mantener un encuentro con empresarios en Almería, Moreno señaló que ha llegado el «tiempo de la reflexión de estos 40 años de autonomía» en los que «hemos mejorado como todo el mundo», aunque «quedan cuestiones muy importantes por resolver». El presidente del PP-A, quien apuntó que la región posee «autonomía y autogobierno con competencias como las tienen Cataluña, Galicia o País Vasco», destacó que Andalucía es una de las comunidades «con más desempleo de todas las regiones de Europa», y que el «41% de nuestra población está en riesgo de exclusión social». «No tenemos los mismos servicios en términos de calidad ni en materia sanitaria o en materia educativa, y por tanto queda mucho por hacer», valoró Moreno antes de llamar a la reflexión para ver si se han alcanzado los objetivos «que nos ilusionaron» y los «sueños» y «anhelos» de «muchos andaluces que salieron a reclamar ese gran instrumento tan poderoso como es la autonomía para Andalucía». El líder del PP-A apeló al «gran espíritu que movió sin duda al pueblo andaluz» para «pedir autonomía» y para que la comunidad autónoma pudiera «salir de esa pobreza y de esa marginación social y económica» en la que se enmarcaba, antes de incidir en que el presupuesto de 35.000 millones aprobado para Andalucía tiene que «ser un acicate para, de una vez por todas, poner Andalucía en el lugar que se merece por capacidad, talento y por iniciativa». Por otro lado, la secretaria general del PP-A, Loles López, acusó a Susana Díaz de «querer apropiarse de símbolos y fechas que son de todos los andaluces».

La otra formación que con más fuerza insiste en el componente andalucista es Unidos Podemos, la coalición electoral de los podemitas e IU. La coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, criticó desde Sevilla que la presidenta de la Junta «saque la bandera española para ejercer poder y la andaluza para llorar», al tiempo que lamentó que «quienes gobiernan esta tierra, sin creer en ella, manejan lo público y lo común para beneficiarse a sí mismos». «Nos sacan del decreto de sequía porque según Susana Díaz, Mariano Rajoy nos maltrata sistemáticamente», pero es «curioso» que Díaz, que «cuando se perfiló para ser la secretaria general del PSOE y dirigía la gestora que sacó a Pedro Sánchez de la dirección fue la que trabajó sistemáticamente para colocar a Rajoy en el Gobierno, todavía saque la bandera española para ejercer poder y la andaluza para llorar», criticó Rodríguez, que añadió que frente al «maltrato» del Gobierno central, «siguen exigiendo al PSOE que cumpla con lo que prometió y presente una moción de censura a Rajoy», e instó a Díaz a que «deje de llorar y empiecen a sacar los dientes». El coordinador de IU, Antonio Maíllo, aseguró que 40 años después del 4D «hacen un acto de reivindicación histórica para construir un mejor futuro» y señaló que «la autonomía se construyó porque se identificaba con una mejora de las condiciones materiales, con un entusiasmo por mejorar el buen vivir». Maíllo agregó que «40 años después hay una nueva responsabilidad histórica y tenemos que hacer una lectura inteligente de lo que nos toca hacer».