Málaga se suma a las protestas del 15 de enero contra las fusiones

La Junta, al igual que en Sevilla, recupera gerencias diferenciadas en dos hospitales

El convocante de las protestas malagueñas, el profesor Jonathan Andrades
El convocante de las protestas malagueñas, el profesor Jonathan Andrades

La Junta, al igual que en Sevilla, recupera gerencias diferenciadas en dos hospitales

Tal y como ocurrió el pasado 27 de noviembre, Granada, Huelva y Málaga se echarán a la calle de nuevo el próximo 15 de enero para clamar contra las fusiones hospitalarias y los recortes en la sanidad pública. El convocante de la marcha malagueña, el profesor Jonathan Andrades, confirmó ayer a LA RAZÓN que la capital de la Costa del Sol se sumará a la jornada reivindicativa, en la que se reclamará, entre otras cuestiones, la paralización de la fusión de los hospitales Carlos Haya y el Clínico, y la construcción «inmediata» de un tercer hospital en la ciudad. De poco han servido los pasos que ha dado la Consejería de Salud para acallar este movimiento ciudadano –fundamentalmente reuniones con las plataformas para abordar las carencias– y las declaraciones de los dirigentes del Servicio Andaluz de Salud (SAS), de la Consejería e incluso de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, defendiendo que las fusiones hospitalarias están paralizadas. Los escasos avances en las negociaciones y los compromisos más o menos difusos que viene planteando la Administración sanitaria siguen provocando recelos en estos colectivos, por lo que han optado por volver a plantear sus peticiones en la calle.

Andrades recordó que todavía no han obtenido respuesta a la petición de reunión con el consejero del ramo, Aquilino Alonso, y denunció que la sanidad pública «no ha hecho más que empeorar» desde la última manifestación, que reunió a casi 3.000 personas. Entre otras deficiencias, alertó del cierre de camas en Navidad y del «colapso» en las urgencias, generándose una «situación insostenible a corto plazo».

Lo que sí ha venido reconociendo la Junta es el fracaso de las fusiones de las gerencias de los hospitales, una de las primeras medidas que se tomaron al inicio del proceso en 2012. El pasado martes anunció que los hospitales Virgen del Rocío y Macarena volvían a contar con órganos de dirección diferenciados y ayer confirmó la misma medida en Málaga. En concreto, nombró como nuevo gerente del hospital Virgen de la Victoria a José Antonio Medina, por lo que Emiliano Nuevo pasará a serlo sólo del Regional. El objetivo, según la Administración, es «hacer más ágil la gestión de ambos centros», además de asegurar que «el volumen de actividad y la población así lo aconsejan». Por otra parte, los problemas de la sanidad malagueña serán abordados en los próximos plenos de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento.

En Sevilla, el PP reclamó a la Junta que, tras las separación de las gerencias, «dé el siguiente paso, eliminando las 16 unidades de gestión clínica intercentros para que cada hospital tenga su propio equipo para cada especialidad». La parlamentaria Patricia del Pozo lamentó «los años perdidos que han supuesto para la sanidad sevillana que la Junta haya rectificado tan tarde y sólo cuando se ha visto con la soga al cuello».