Manuel Castillo: «No hay diferencias entre beber agua o dos latas de cerveza tras hacer deporte»

Catedrático de Fisiología Médica

Un grupo de corredores de Filadelfia crearon en 2007 el club «Fishtown Beer Runners», un movimiento que tiene sus raíces en España, en un estudio catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Granada que concluye que la cerveza, de forma moderada, podría contribuir a la recuperación hídrica del deportista después del ejercicio. En España, la iniciativa se ha extendido y son ya más de diez ciudades las que han organizado este tipo de carreras populares, la última, en Málaga, congregó a más de mil personas.

–A ver si le he entendido, usted mantiene que tomar un par de cervezas después de hacer deporte es como beber agua...

–Efectivamente. Porque es todo lo que podemos decir basándonos en los resultados de nuestra investigación. Cuando comparamos el consumo de cerveza (en cantidad moderada, dos latas de cerveza incluidas en la rehidratación post-ejercicio) con el consumo de solamente agua, no encontramos diferencias. O sea, incluir la cerveza no mejora ni empeora ninguno de las más de 150 variables analizadas.

–Mi padre llega a decir que un litro de cerveza al día no es malo. Esto sí es una barbaridad, sobre todo sin hacer deporte, ¿verdad?

–Bueno, un litro al día puede ser excesivo pero se sabe que es un consumo habitual de mucha gente en otros países europeos. En realidad, el consumo moderado es algo individual aunque la recomendación internacional sugiere no pasar de 0.7 litros al día.

–¿Tiene constancia de que esta práctica la realicen deportistas de élite? ¿Podría realizarse un estudio específico?

–No lo sé, aunque es de suponer que sí. En cualquier caso, esto no es en referencia al deporte de elite (que practican unos pocos aunque sean muy relevantes), sino al deporte que practicamos bastantes millones de personas en España (aunque lo que hagamos no le importe a nadie) y que lo hacemos como deportistas aficionados y por puro placer.

–¿La cerveza también es buena para los huesos?

–Sí. Posiblemente, por su contenido en Silicio que estabiliza el colágenos.

–Le estamos alegrando la vida a muchos andaluces (me refiero a las conclusiones del estudio)...

–No sólo a andaluces, sino también a todos aquellos que se tomaban una o dos cervezas después de hacer ejercicio y no sabían si lo estaban haciendo bien o no. Aunque en realidad ya sabíamos que sí.

–Normalmente quien practica deporte piensa en no engordar...

-Sí. Incluso hay muchos que practican deporte porque además de gustar, ayuda a no engordar.

–¿Por qué relacionamos la cerveza con tener barriga?

-Pienso que se suman dos características: una, que los hombres suelen tener más barriga (mayor deposición de grasa en el área abdominal); y dos, que el consumo de cerveza suele ser mayor en hombres. En cualquier caso, lo que hace engordar es la producción de insulina y eso lo hacen los carbohidratos.

–¿Serían similares los resultados entre mujeres?

–Con respecto a la rehidratación tras ejercicio es de prever que sí, aunque esto no lo hemos estudiado.

–También se recomienda el vino tinto para el corazón...

–Sí. En realidad se suman dos efectos, por un lado el efecto positivo que en este sentido tiene el alcohol y, por otro, los polifenoles, flavonoides y otras sustancias presentes en una u otra bebida.

–¿Para qué otros aspectos es buena la cerveza?

–En cantidad moderada, ayuda a hacer frente al estrés (y con ello limita la respuesta excesiva al mismo que es perjudicial). Por otro lado, diversos autores han estudiado el efectos de una cantidad moderada de cerveza sobre...(risas).

–¿Y la cerveza sin alcohol?

–La doctora María Teresa Fernández Aguilar (Valencia) señaló los efectos beneficiosos de la cerveza sin alcohol para las madres lactantes por ser más recomendable que otras bebidas gaseosas con base química. Bueno, la cerveza es una bebida que forma parte de nuestra alimentación desde hace miles de años y es la más consumida en el mundo tras el agua y el té. Contiene elementos que no contienen otras bebidas, tales como sustancias antioxidantes, polifenoles, flavonoides, y una serie de minerales que no estás presentes en otras bebidas. Su principal inconveniente es la presencia de alcohol, que puede resultar perjudicial para el lactante o feto; en la cerveza sin alcohol no pasa.

-¿Se ha planteado realizar un estudio con otra bebida alcohólica?

-Pues no, pero sí nos hemos planteado realizar otros estudios con otras pautas de consumo.