Osuna: «Si alguien falló, fueron los abogados del Estado»

La Razón
La RazónLa Razón

El ex delegado del Estado de la Zona Franca de Cádiz Miguel Osuna aseguró ayer que si en el proyecto Rilco falló alguien fueron los abogados del Estado, que no advirtieron de irregularidades, y criticó que «en vez de entonar el 'mea culpa' se han puesto a la cabeza del linchamiento».

Tras una maratoniana comparecencia ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Cádiz que juzga si Rilco, un negocio que pretendía impulsar el comercio electrónico con Iberoamérica, fue una vía para malversar fondos públicos, Miguel Osuna ironizó ante los periodistas señalando que si él fue «torpe» al continuar con el proyecto impulsado por su antecesor en el cargo «más torpes» fueron los abogados del Estado que debían asesorar a la Zona Franca.

A la salida de la Audiencia, Osuna precisó que no cuestiona a la Abogacía del Estado como institución, pero sí a los dos abogados del Estado «con nombre y apellidos» encargados de asesorar a la Zona Franca de Cádiz y que ahora forman, junto al fiscal y el PSOE, la acusación contra él y contra su antecesor Manuel Rodríguez de Castro.

Ante el tribunal, Osuna, para quien el fiscal pide ocho años de prisión, aseguró que cuando llegó al cargo cuestionó «absolutamente todo» lo que hizo su antecesor y que continuó con el proyecto Rilco porque no le advirtieron de irregularidades y «todo el mundo» estaba «encantado» con el proyecto.

En su declaración, Miguel Osuna, que pagó 2,8 millones de euros a los adjudicatarios de este proyecto, Miami Free Zone (MFZ), ha eludido sus responsabilidades en supuestas irregularidades cometidas en la adjudicación y gestión del proyecto y se las ha achacado tanto a Rodríguez de Castro como a la Abogacía del Estado.

Osuna certificó que MZF había entregado el proyecto satisfactoriamente y defendió que Rilco existió. De hecho, llegó a decir que podría haber sido comparable al gigante asiático del comercio electrónico Alibaba, que «va a salir a cotización por 100.000 millones de euros».