Política y droga, la futura dedicación de Chamizo

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, presidirá tras dejar su cargo al frente de la Oficina –el Parlamento vota hoy a su sustituto, Jesús Maeztu– la ONG «Voluntarios por otro mundo», con la que dice que «estudiará muy de cerca la relación entre narcotráfico y política en Andalucía», de lo que «hay algún indicador preocupante». No quiso dar más datos. «Es un tema en el que mi seguridad personal está en riesgo». Precisó que es un asunto «que no es nuevo».

En su última rueda de prensa como Defensor, cargo que ha ejercido durante 17 años, deslizó que «seguirá trabajando en el tema del narcotráfico, con denuncias que ya están llegando». «Me llegan indicadores de que los únicos que tienen dinero ahora mismo para inyectar a la economía son los narcos». «Hay que ver lo que se está haciendo, si se está comprobando o no».

Además, esta Asociación, que se financiará íntegramente con fondos de entidades privadas y de las cuotas de los socios y tendrá su sede principal en Sevilla, tendrá entre sus finalidades «la atención a toxicómanos para indicación de tratamiento» y «especialmente el acompañamiento a las personas que salen de las comunidades terapéuticas que necesitan un soporte».

Cuestionado sobre su futuro en política, dijo que «tiene que pensarlo», aunque «es una puerta» que no va a cerrar de momento.

«No se puede hablar de misión exitosa de estos años; yo he hecho lo que he podido, pero evidentemente te quedan siempre varios sinsabores, como el hecho de no poder paliar, no soy Dios ni lo pretendo, un poco más el dolor humano, no sólo por la crisis sino también por enfermedades como la mental o discapacidades profundas», afirmó. «Esto ha tenido sus luces y sus sombras, como la vida en general».

Por otra parte, Chamizo manifestó que «se puede arrepentir de alguna cosa pero no de todo». Su reacción cuando conoció su relevo no fue la más edificante. Dijo que lo habían propiciado un «psicópata del PP» y la «chica de Presidencia», en relación a la consejera Susana Díaz. Por mucho menos, los grupos han propuesto en otras ocasiones reprobaciones parlamentarias. «El exabrupto es humano y yo soy un ser humano y digo lo que pienso, y luego en lo que me equivoca pido disculpas», asegura. «Estamos en un momento crítico del sistema democrático, ya que la gente no se siente respaldada por aquellos a los que ha elegido». «Lo que quiero, y no lo digo por soberbia, es que los partidos reflexiones sobre esa ruptura con la población».

Dijo, asimismo, que «siempre fue muy amigo de Chaves», con el que mantenía reuniones cada dos o tres meses. Con el presidente Griñán la reunión no ha sido tan fluida.