Rogelio Velasco sale al paso de las dos salidas en 10 días en la Consejería de Economía

La lectura diaria de la prensa internacional –revistas especializadas incluidas– y una reconocida trayectoria en el sector privado no está siendo suficiente, de momento, para que el consejería de Economía le acabe de coger el pulso a la gestión pública. La «meritocracia» por encima de todo, que es uno de los principios defendidos de entrada por el consejero Rogelio Velasco –a diferencia, de momento con la Consejería de Educación de Imbroda, que se mantiene firme pese a las críticas– se va matizando. El área de Velasco acumula dos dimisiones en diez días. Primero, la secretaria de Fondos Europeos, Isabel Álvarez Carmona, oficialmente porque no se atenía a lo que se le solicitaba; y tras el Pleno, como ya recogió este diario, dimitió la Secretaria de Universidad, Pilar Ariza, justo después de que el consejero defendiera que continuarán las becas univeristarias cuasiuniversales. La Consejería asegura que esta dimisión responde a «motivos personales» y que fue presentada antes porque «no se adaptaba a la administración». Velasco lamentó ayer la renuncia «motu proprio» de Ariza tras ejercer «un magnífico trabajo». «Tiene proyectos personales de investigación a los que ha tenido que renunciar estos tres meses», señaló. Velasco defendió que la renuncia «no tiene absolutamente nada que ver» que la reunión de la directora de Universidades, Inmaculada Ramos, con el Consejo Asesor de Estudiantes sobre la bonificación de las tasas. Susana Díaz alertó ayer de que la Junta «a la primera de cambio, intentará eliminar» la gratuidad de las matrículas.