Actualidad

Sánchez anuncia otra asamblea abierta en «territorio hostil»

Tras la cita en Granada sin la secretaria general andaluza, Ferraz comunica al PSOE-A un nuevo encuentro con la militancia el 23 de enero en Sevilla

Tras la cita en Granada sin la secretaria general andaluza, Ferraz comunica al PSOE-A un nuevo encuentro con la militancia el 23 de enero en Sevilla

Publicidad

Pedro Sánchez arrancó ayer en Granada con la primera de las más de 50 asambleas abiertas a la ciudadanía con las que el partido inicia el año para exponer los grandes retos del país, y que trató sobre el futuro del sistema público de pensiones. Sánchez abogó por reconstruir el Pacto de Toledo para actualizar las pensiones en su primera andanada por los territorios de Susana Díaz y sin la presencia de la presidenta andaluza. El secretario general del PSOE anunció que también participará el próximo 23 de enero en una nueva asamblea abierta a militantes y simpatizantes del partido, que tendrá lugar en Sevilla.

Fuentes socialistas informaron a Efe de que la dirección federal comunicó a la federación andaluza que está «trabajando» en la organización de la citada asamblea en la capital andaluza, de la que no se conocen por el momento más detalles.Tras la asamblea de Granada, el PSOE celebrará otra en Madrid mañana sábado, también con la presencia de Sánchez.

Desde el el PSOE-A se incidió en que en las asambleas abiertas promovidas por la dirección federal hay que darle «importancia» a los militantes y simpatizantes, no «a los cargos orgánicos», en alusión a la ausencia de Díaz en Granada. «No tiene importancia la presencia o no de Susana Díaz», dijo la secretaria de Servicios Sociales, Dependencia y Discapacidad del PSOE-A, Carmen Cuello. «Está previsto de esta forma y Pedro Sánchez vendrá en otras ocasiones; no tiene importancia la presencia o no de la secretaria general» del PSOE de Andalucía, insistió. Cuello añadió que, además, la presidenta de la Junta tiene «agenda institucional», en referencia a su visita ayer por la mañana a la Escuela Infantil Municipal y al Ayuntamiento de Los Molares, en Sevilla. No obstante, resaltó que Pedro Sánchez estuvo «acompañado» «por todos los socialistas granadinos, que son del PSOE de Andalucía».

Publicidad

En un acto de partido, Susana Díaz y Pedro Sánchez coincidieron en el Congreso regional del pasado mes de julio en Andalucía, con una fría acogida al líder federal después de su victoria en las primarias. Entonces, públicamente, Díaz pidió a su secretario general que no le hiciera elegir «entre mis dos lealtades», en referencia a Andalucía y el PSOE, haciendo hincapié en que, en ese caso, defendería los intereses de la comunidad como presidenta. Desde el PSOE-A también se ha mantenido un discurso discordante con la propuesta federal de un Estado «plurinacional», subrayando que Andalucía no aceptará tener menos competencias que cualquier otra región.

El PP-A afeó a Díaz que anteponga su «odio político» hacia Pedro Sánchez a los intereses de los andaluces en cuanto a la financiación autonómica al no sentarse con su líder para alcanzar un acuerdo nacional. «Para Susana Díaz, Andalucía es una cárcel a la que le ha condenado su partido», manifestó Loles López.

Publicidad